Conoce el país

La República Checa es famosa por su impresionante arquitectura, sus ciudades pintorescas y su cerveza barata, pero este país europeo, un tanto subestimado, tiene mucho más qu...

Leer más

La República Checa es famosa por su impresionante arquitectura, sus ciudades pintorescas y su cerveza barata, pero este país europeo, un tanto subestimado, tiene mucho más que ofrecer que algunos de los lugares turísticos más clásicos. Con una historia salpicada de conflictos por el proceso de independencia, la República Checa se posiciona hoy en día como un país con una industria turística próspera que envuelve su gran corazón.

Situada en Europa Central, la República Checa es un país de interior que hace frontera con Alemania, Polonia, Eslovaquia y Austria. Anteriormente, formaba parte de Checoslovaquia, aunque la República Checa y Eslovaquia pasaron a ser naciones separadas en 1993. La República Checa alberga actualmente a unos 10 millones de personas, un poco más de un millón de los cuales residen en Praga, la capital del país.

Para disfrutar de una arquitectura de lo más espectacular y emocionante y una vida nocturna low-cost, deberás visitar Praga; o si prefieres una sobredosis de encanto, te recomendamos que visites Český Krumlov, al sur del país, un pueblo de cuento de hadas con abundante cultura. Puede que las maravillas naturales no encabecen la  lista de cosas que hacer en tu próximo viaje a la República Checa, pero quedarás cautivado si visitas České Švýcarsko, un Parque Nacional en el noroeste del país con impresionantes vistas y castillos medievales.

Leer menos


Destinos


Eventos


Todos los artículos


La mejor manera de moverse

Tren

La red ferroviaria de la República Checa es extensa y conecta gran parte del país con sus dos tipos de trenes, rychlík (R) o spěšný (Sp). Los trenes nocturnos son recomendados para viajes más largos o a países cercanos.

Bus

Los autobuses también van a la mayoría de los lugares, y las estaciones a menudo se encuentran junto a las estaciones de tren. Los billetes tienen un precio razonable, aunque es aconsejable reservar con más de un día de antelación, siempre que sea posible.

Coche

Conducir por la República Checa no debe plantear demasiados problemas, aunque no se recomienda conducir en ciudades como Praga, donde es mejor hacerlo andando ya que muchos de los lugares de interés están a poca distancia.