Conoce el país

Debido a su reconocimiento como el país más grande (y probablemente el más animado) de América del Sur, los turistas viajan a Brasil con altas expectativas y, afortunadamen...

Saber más

Debido a su reconocimiento como el país más grande (y probablemente el más animado) de América del Sur, los turistas viajan a Brasil con altas expectativas y, afortunadamente, rara vez defrauda. Algunos están motivados por la fiesta en la playa de Copacabana en el legendario Carnaval de Río, otros van a perderse por las encantadoras calles coloniales de Salvador y, los viajeros más valientes, se aventuran a São Paulo, la maravillosa metrópoli de Brasil.

Con una población que ronda los 206 millones, a veces puede llegar a ser agobiante por la gran cantidad de ruido, gente y turistas.

Muchos visitarán el país dentro de su ruta por carretera por América del Sur y llegarán a Brasil después de haber recorrido sus muchos países limítrofes. De hecho, los dos únicos países con los que no está inmediatamente conectado son Argentina y Chile. El portugués es el idioma oficial de Brasil, debido a la colonización portuguesa del país en el siglo XVI, que se mantuvo hasta 1822.

Sus ciudades, que rivalizan con las de América del Norte y Europa, rebosan historia y cultura en cada esquina: tan pronto cuenta con los últimos avances de la edad moderna como se detiene otras tantas veces para celebrar su pasado colonial o religioso.

Leer menos


Destinos


La mejor manera de moverse

Bus

La red de autobuses en Brasil es ideal tanto para viajes cortos como largos. Si planeas viajar de noche, es posible que debas pagar un pequeño extra.

Tren

La red ferroviaria brasileña es bastante extensa pero la mayoría de los servicios son solo de mercancías, por lo que los trenes de pasajeros tienden a ser bastante lentos y el último recurso.

Avión

Si quieres ir saltando de ciudad en ciudad, lo mejor es que viajes en avión, ya que es la forma más cómoda de moverse por el país. Valora la opción de comprar un pase aéreo TAM si estás planeando coger varios vuelos para ahorrar dinero.