Una ruta no tan típica por París

16 de febrero, 2017

Conocida como una de las ciudades más románticas del mundo, es fácil dejarse atrapar por los grandes atractivos de París. Tanya Shields nos descubre algunos rincones menos conocidos para alejarnos de la típica ruta turística.

Las maravillas de París son indiscutibles y su belleza y romanticismo, inigualables. Su riqueza cultural se refleja en cada museo, galería de arte o icono, y cada cafetería a pie de calle le da un aire personal a la vida parisienne.

París es la segunda ciudad europea más visitada (después de Londres) y su reputación por el turismo la precede. Además de su contribución a la literatura, la filosofía, la educación y la música, la riqueza arquitectónica, artística e histórica hace que la ciudad ocupe un lugar privilegiado en el corazón y la mente de muchos.

Sería de locos visitar la ciudad de la luz sin pasar por los lugares más emblemáticos pero cuando te alejas de ese camino abundan otras experiencias en las que sumergirse. Desde arte y literatura hasta algo un poco más siniestro, exploramos otras formas de enriquecer tu experiencia en París.

1. Sumérgete en la lectura en 'Shakespeare and Company'

Shakespeare and Company Book shop in Paris, France

Situada justo en la margen izquierda del Sena, Shakespeare and Company hace las delicias de cualquier entusiasta de la literatura. Como muchos otros puntos de interés en París la historia de esta tienda es fascinante y se prolonga en el tiempo. Este lugar, que en sus comienzos era un monasterio, se convirtió en 1951 en el centro cultural que es ahora. Autores como Allen Ginsberg y Anaïs Nin se sintieron atraídos por su atmósfera relajada y su propietario, quien invitaba a los jóvenes escritores sin trabajo a que Shakespeare and Company se convirtiera en su hogar, literalmente. Estos residentes temporales de la tienda tenían que ayudar en las ventas y escribir una autobiografía de una página; de esta forma se ha preservado la historia de miles de pensadores y autores influyentes. Shakespeare and Company acoge festivales literarios, ha creado concursos para celebrar autores no publicados y continúa siendo el paraíso para aquellos que buscan inspiración. 

2. Un paseo por Père Lachaise

Père Lachaise, the largest cemetery in Paris, France

Père Lachaise es al mismo tiempo el cementerio más grande de París y el que con más frecuencia se visita del mundo. Sus tumbas delicadamente talladas y sus jardines de esculturas hacen de esta necrópolis de 44 hectáreas una maravilla arquitectónica y hortícola. 

A pesar de que unas 800.000 personas yacen aquí, las tumbas más visitadas son las de Oscar Wilde (en las que las fans dejan la huella de sus labios pintados) y la de Jim Morrison (en esta los visitantes pegan un chicle en los árboles cercanos). Otros personajes que descansan en Père Lachaise son Chopin, Gertrude Stein y Edith Piaf. 

Con tanto que ver es fácil tirarse dos o tres horas aquí, pero para que no te pierdas deambulando por el cementerio hazte con un mapa en la entrada.

3. Admira el surrealismo de Salvador Dalí

Colourful tables and chairs in Montmartre

El padre de lo absurdo, Salvador Dalí, es homenajeado en el Espace Dalí del decimoctavo distrito de París (Montmartre). El museo de Dalí ofrece una magnífica colección permanente en la que encontraremos sus pinturas, dibujos y esculturas más icónicos. Además de la abundancia de obras de Dalí, el museo invita con frecuencia a artistas contemporáneos que interpretan su obra y también intercambia piezas con otros museos sobre Dalí en Venecia, Florida y Barcelona.

Dependiendo de tu nivel de fascinación con el artista puedes pasar una o dos horas aquí. El museo ofrece descuentos a grupos (estudiantes, jubilados y desempleados) e incluso pone a la venta una selección de obras originales del artista. 

Montmartre es el punto de partida perfecto para explorar París, sus alrededores son tranquilos y se alejan del ajetreo del centro de la ciudad. La zona está repleta de encantadores hoteles, como el Hotel Terrass Montmartre que presume de unas terrazas preciosas y unas vistas espectaculares desde cada ventana.

4. Explora el lado extravagante del Metro

Arts et Metiers Metro station in Paris, France

El Metro de París es un medio increíblemente eficiente que conecta París con sus habitantes, pero algunas de sus estaciones ofrecen mucho más que solo líneas y mapas. 

En la estación de Metro de la Concorde podemos ver un montón de baldosas seleccionadas al azar que, si observamos detenidamente, revelan la Declaración de los Derechos Humanos, documento central de la Revolución Francesa de 1789.

Louvre-Rivoli, la estación que originalmente conducía al Louvre, se ha conservado para reflejar la sobrecogedora riqueza de las obras que están en el interior del museo. Las réplicas de algunas obras famosas cuelgan de sus paredes y pasillos y crean un ambiente clave para deambular por las salas de este famosísimo museo.

La estacón de Arts et Metiers fue diseñada originalmente para que los habituales del metro se sintieran como en un submarino y es eso exactamente lo que se consigue.

El Metro es el medio más sencillo y conveniente para moverse en París. Existen distintos tipos de billetes específicamente dirigidos a turistas y puedes comprar pases de uno a cinco días en las máquinas expendedoras en las entradas de las estaciones. Te recomendamos los mapas de Lonely Planet para que te muevas por el subterráneo fácilmente (¡son muy chulos!).

5. No apto para cobardes: Las catacumbas de París

Close up of Skulls in The Catacombs of Paris, France.

Estas laberínticas criptas albergan los restos de casi seis millones de personas y se la conoce como 'La tumba más grande del mundo'. El tour subterráneo se extiende dos kilómetros y ofrece una visión comprensiva de este osario que se creó para sofocar los problemas de los otros cementerios de París que estaban saturados. 

Los estrechos y serpenteantes pasillos están llenos de calaveras y fémures y la iluminación oscura y lúgubre añaden un aire fantasmal al lugar. Los techos son bajos y crean una sensación claustrofóbica que hace que seas muy consciente de que estás dentro de una tumba. El sinuoso e inacabable camino que te lleva por los santuarios y difuntos y las paredes llenas de huesos no te dejarán indiferente.

Debido al ambiente sensible dentro de las Catacumbas, solo puede acceder un número limitado de personas al mismo tiempo, lo que se traduce en colas inevitablemente largas. Para evitar la espera, intenta llegar lo antes posible. Una última cosa: la visita no es apropiada para niños, personas con movilidad reducida y con problemas cardiorespiratorios. 

¿Sabes de alguna otra joya escondida de París? Envíanos un tweet a @TravioorES o publica tu comentario en nuestra página de Facebook. 

Tanya Shiels Nacida en Sudáfrica, Tanya hizo su primer viaje al extranjero cuando tenía solo 16 meses y, desde entonces, no ha parado; tanto por ocio como por motivos laborale. Combina su amor por la danza con su pasión por los viajes, y siempre está planeando su próximo destino.