Una experiencia de altura: Parapente sobre el Lago Leman

11 de noviembre, 2016

Nunca he sido demasiado fan de los deportes de aventura pero esta nueva experiencia me ha hecho darme cuenta de que el parapente ¡es muy divertido!

La belleza natural de Suiza es simplemente impresionante. Su posición geográfica te permite estar en contacto con lagos y montañas. La variedad de colores es una de las cosas que más me llama la atención. Tienes un fuerte blanco nieve en las cimas, verde y rojo en las colinas, azul cielo en los lagos y los rojos más llamativos en los atardeceres.

Pero este post está dedicado a cómo conseguir una experiencia única en el país ¡volando sobre el mismo!. En mi primera visita a Montreux me sorprendieron a lo lejos (bajo los Alpes) 2 o 3 personas haciendo paragliding, balanceándose y retando a la fuerza de la gravedad. La verdad es que jamás me han llamado los deportes extremos pero el parapente tiene algo que casi ninguno tiene, es la posibilidad de planear y casi flotar. A pesar de que una de las cosas que más reparo me da es el volar en aviones porque siento que no tengo el control, lo que siempre he soñado es poder experimentar la sensación de volar. Así que me dije “Irene, vamos a probar que la vida son dos días”. 

Experiencia – Paragliding

Quedando en la estación de tren Villeneuve, los chicos te llevaban a lo alto de una montaña a unos 14.000 pies. Una vez arriba te dan todo el equipo y es cuando tienes que ver el estado del viento para saber cuál es la mejor ladera para el despegue. A mí me tocó salir la última y por desgracia solo teníamos viento por detrás. Es el peor de los casos, es mejor que no haya aire en absoluto. Esto supuso que tuviésemos que cambiar de ladera 4 veces. La primera vez que intentamos despegar, el viento paró de repente y cuando empezamos a correr nos caímos al suelo (no la mejor manera de empezar, os lo aseguro). 

Ya al cuarto intento, una vez que el viento paró totalmente, nos pusimos a correr ladera abajo como si tuviésemos al demonio detrás. Una de las sensaciones más increíbles fue que a unos 10 metros ,cuando intentaba dar mis pasos en el suelo, empecé a darlos en el aire y desde ese momento es cuando me enamoré de este tipo de aventura. 

La sensación en el aire es de total estabilidad. Una libertad muy difícil de explicar. Viendo la naturaleza debajo de tus pies y siguiendo a las corrientes para tener la mejor sensación posible y hacer acrobacias. En este caso sí que es difícil explicarlo con palabras y lo mejor es probarlo. ¡100% recomendado!

 

¿Has practicado parapente alguna vez? Cuéntanos tu experiencia dejándonos un tweet en @TravioorES o en nuestra página de Facebook. 

Irene López Martínez Como creadora y CEO de Travioor, Irene se considera una afortunada al poder combinar su trabajo con viajar. Su último reto es hacer la vida de los viajeros tan auténtica como sea posible. Ha visitado más de 46 países y ha disfrutado de experiencias como nadar con tiburones en la Polinesia Francesa o ver el desove de las tortugas en Costa Rica, dos de sus experiencias favoritas.