#TribuTravioor: Irene López, CEO y capitana del barco

19 de mayo, 2017

Abrimos las puertas de nuestra oficina para que conozcas a la #TribuTravioor: sus viajes, próximas aventuras, destinos preferidos y el día a día en la empresa.

En Travioor seguimos creciendo y creciendo. Tras un año de éxito en las oficinas de Londres, dimos el salto a Bilbao, abriéndonos al mercado en español. Y para 2017 venimos cargados de novedades... Tras posicionarnos con el contenido viajero y el lanzamiento de uno de nuestros primeros productos de viaje, Travioor Corporate, tenemos preparadas muchas novedades y nuevas funcionales que pronto (¡muy pronto!) vas a descubrir. 

Sin embargo, nada de esto sería posible sin el maravilloso equipo que hace que todo encaje y que, poco a poco, Travioor sea una realidad. Al pie del cañón y dirigiendo todo el 'cotarro', está nuestra CEO, Irene López, que recarga el proyecto con ilusión y conocimiento del sector. ¡Hoy os la presentamos!

1. ¿Cómo eres?

#TribuTravioor: Irene López, CEO y capitana del barco - ¿Cómo eres?

- En Travioor te encargas de… prácticamente dos cosas. Llevar el rumbo del barco de Travioor y asegurarme de que todas las personas en mi equipo siempre estén contentos, motivados y apoyados.

- Tu razón para levantarte del sofá y viajar: Me considero una persona muy activa, huyo de la rutina y siempre intento llenar mi vida de nuevas experiencias. Para mi una vida sin viajes, sin esa adrenalina durante su preparación, sin la satisfacción de conocer nuevas culturas, simplemente me deprimiría.

- En tus viajes eres… ¿planificadora o improvisadora? Bastante improvisadora. Me gusta tener algunos puntos de referencia pero siempre lo mejor viene cuando te dejas perder y la propia cultura del destino te guía.

- Nunca falta en tu maleta: pasaporte y cartera es lo único imprescindible para sobrevivir.

2. Tus viajes

#TribuTravioor: Irene López, CEO y capitana del barco - Tus viajes

- ¿Qué ciudad inventarías si no existiera? Sin duda, Santiago de Compostela porque para mí esta ciudad, que coge su nombre por el enterramiento del Apóstol Santiago, es la ciudad más bonita y auténtica de España, e incluso me atrevería a decir del mundo. Y es bonita no solo por su arquitectura, sus calles estrechas o su catedral, sino también por sus tradiciones. Cuando te embarcas a visitar Santiago se respira el ambiente de felicidad de los universitarios y de los peregrinos que, tras casi 1.000 km de caminata, llegan a la catedral con el espectáculo del botafumeiro.

Su gastronomía es sencilla y barata y, en mi opinión, una de las cocinas de mayor calidad si hablamos de mariscos y pescados. Tener la oportunidad de pasear por todos sus rincones sin tener que coger transporte e ir de cañas o tener ambiente los 7 días de la semana, la hace única e insuperable.

- Palabra favorita en otro idioma: ‘Kanpai’, en japonés, que es como ‘salud’ en castellano o ‘cheers’ en inglés.

- Tu aventura viajera más especial: Una de ellas fue descubrir la impresionante naturaleza de Costa Rica. Llegar a hoteles de 8 habitaciones en una pequeña canoa, ver a las tortugas desovar bajo la luz de la luna llena en Tortuguero, tener a monos aulladores saltando por encima de ti cuando te preparas para adentrarte en la jungla... Simplemente una experiencia inolvidable. 

- ¿Próximo destino? De momento para este 2017 ya tengo en la lista: suroeste de Islandia, Indonesia, los hotsprings de Japón y Tokio, los highlands de Escocia, los fiordos de Noruega y la zona glaciar de Alaska. Todo ello, sin dejar de descubrir las pequeñas joyas cerca de Bilbao y Londres, donde tenemos las oficinas de Travioor. 

Para seguir a Irene y sus aventuras en redes sociales, puedes hacerlo en: 

Muy pronto nuevos miembros de la #TribuTravior nos contarán más sobre ellos y sus experiencias viajeras. 

Nazaret León “Toda aventura comienza con un sí”. Y así han comenzado muchos de los desafíos, viajes y peripecias de Naza, una periodista que siempre ha buscado poder escribir sobre lo que le gustaría leer. En sus viajes intenta no perderse un atardecer y es incapaz de orientarse con un mapa. De plegarlo, ya ni hablamos.