#TeamSolitario: Beneficios de viajar por tu cuenta

10 de enero, 2017

¿Siempre has viajado en grupo o en pareja? Si nunca has viajado por tu cuenta pero has tenido ganas, te contamos por qué deberías lanzarte a hacerlo

“Tengo unos días de vacaciones, pero no tengo nadie con quien irme”. Seguro que, o bien has oído, o has pronunciado esa frase alguna vez. ¿Y por qué no viajar solos?

Afortunadamente, cada vez son más los viajeros que se animan a realizar una escapada de fin de semana o una aventura más larga ellos solos; y debemos decir que los que lo prueban, siempre repiten.

Si eres un viajero fiel a los viajes en grupo y no concibes un viajes sin el #TeamGrupos, te interesa leer los beneficios que puede tener viajar por tu cuenta. Eso sí, no queremos broncas si después tus amigos te echan de menos en los viajes.

1. Libertad total

#TeamSolitario: Beneficios de viajar por tu cuenta - Libertad total

Vamos a empezar por el primer beneficio que cualquier viajero solitario te mencionará: la libertad. Cuando viajas solo puedes cambiar de planes de un momento a otro sin tener que consultarlo con nadie. ¿Qué esta ciudad te está gustando más de lo que pensabas? ¡Pues te quedas más! ¿Qué has conocido a una gente muy simpática y quieres seguir viajando con ellos? ¡Pues adelante! Disfruta de la improvisación y la adrenalina. 

2. Tiempo contigo mismo

#TeamSolitario: Beneficios de viajar por tu cuenta - Tiempo contigo mismo

Viajar es siempre una manera de crecer como persona y estamos seguros de que, viajes con tu pareja, amigos o viajes solo, será enriquecedor para ti. Pero es cierto que cuando viajas solo te expones a una serie de circunstancias en las que probablemente no te habías visto nunca antes y te llevarán a conocerte a tí mismo más. Un buen ejercicio es parar a pensar como nos sentimos antes del viaje, y como nos sentimos después. Verás cómo hay cosas que han cambiado. 

3. Conocer gente y estar abierto a “alguien especial”

#TeamSolitario: Beneficios de viajar por tu cuenta - Conocer gente y estar abierto a “alguien especial”

Los afiliados al #TeamSolitario te podrán contar que, en realidad, no es tanto el tiempo que se pasa a solas. Estarás a tu aire solo el tiempo que tu decidas estarlo porque habrá mucha gente como tú que estará deseando juntarse para compartir anécdotas, risas, una caña o lo que surja.

Y hablando de “lo que surja”, viajar solo puede ser una oportunidad perfecta para el amor. Viajar solo o sola, sin prisas, sin compromisos con los que cumplir y conociendo a gente. ¿Quién te dice que no puedas conocer a alguien especial en el camino y quizás compartir una parte de tu viaje?

4. Desconectar a tope

#TeamSolitario: Beneficios de viajar por tu cuenta - Desconectar a tope

Las facturas, el trabajo, los amigos, los compromisos… Déjalo todo atrás y vete contigo mismo a desconectar de eso. Conocerás a gente nueva y no tendrás a nadie que te recuerde esas preocupaciones del día a día. La gente nueva solo sabrá de ti lo que tú quieras que sepa. Y sinceramente, no hace falta que para unos días sepan lo mal que te llevas con tu compañero de trabajo o lo caro que está el alquiler en tu cuidad. Simplemente, desconecta y disfruta. 

5. Probar nuevas actividades

#TeamSolitario: Beneficios de viajar por tu cuenta - Probar nuevas actividades

Es probable que al viajar solo te lances a hacer alguna de esas actividades que siempre has querido hacer, pero te ha dado miedo o no has encontrado el momento. ¿Buceo?, ¿puenting?, ¿cantar en un karaoke?... ¿Por qué no? Fuera la vergüenza y los miedos y ¡lánzate! 

Ahora que lo tienes claro, ¿por qué no intentarlo? Prueba algo diferente a lo que has hecho siempre y lánzate a una aventura que cambiará tu manera de ver el mundo para siempre. 

Y tú, ¿eres más de viajar en grupo o en pareja? ¿ #TeamGrupos o #TeamSolitaro? ¿Se te ocurre algún beneficio más que no hayamos comentado?  Danos más ideas a través de nuestra cuenta de Twitter en @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.