Ruta por 'pubs' irlandeses: dónde encontrar la auténtica diversión en Dublín

3 de marzo, 2017

"Cuando el dinero es limitado y difícil de conseguir, y tu caballo también se ha marchado, cuando todo lo que tienes es un montón de deudas, una pinta de cerveza es lo único que te puede ayudar" - Flann O'Brien

Puede que Dublín tenga una buena cantidad de museos, galerías y tiendas, pero hay algo, sin duda muy divertido, que atrae a multitud de turistas a la capital irlandesa. Los pubs de Dublín son legendarios, y parafraseando a Leopold Bloom en la clásica novela Ulises de James Joyce, "sería casi imposible cruzar Dublín sin pasar por un pub". Y no solo disfrutarás de una pinta de Black Stuff: la escena nocturna de Dublín y sus pubs son una verdadera clase de historia y cultura y comprobarás que cada casa tiene su propia historia que contar. 

1. Sonido tradicional

O’Donoghue’s Plays Traditional Irish Music

Si la música tradicional es tu favorita, entonces dirígete a O’Donoghue’s en Merrion Row para disfrutar de música irlandesa los siete días de la semana. Es uno de los locales más queridos y más famosos de Dublín. Las paredes del bar están adornadas con fotos y dibujos de los ‘crooners’ The Dubliners junto a otros muchos conocidos cantantes y músicos irlandeses que han tocado aquí. Empápate de la historia de la música irlandesa, tómate una pinta y canta un par de canciones.

2. Una saga victoriana

The Stag’s Head Pub in Dublin

Escondido en Dame Street, The Stag's Head ha preservado gran parte de su interior de 1800. Los espejos altos, los preciosos detalles en caoba tallada y las vidrieras crean una sensación de sorpresa que normalmente no esperas de un pub. Esta tasca victoriana también es famosa por las series y películas se han rodado aquí (Penny Dreadful, Educando a Rita) y porque atrae a famosos y estrellas (se rumorea que a Quentin Tarantino le rechazaron una invitación aquí mismo tras un descanso). Otro detalle esencial de la decoración es la cabeza de ciervo que cuelga de la pared, que te juzgará en silencio si tu primera pinta no es de Guiness. 

3. Una velada de lujo

The Vintage Cocktail Club in Temple Bar

Luce tus mejores galas en el exclusivo, chic y elegante Vintage Cocktail Club en el Temple Bar. Su atmósfera al más puro estilo Gran Gatsby de los años veinte es íntima y encantadora a primera vista. Es el lugar perfecto para un poco de flirteo ingenioso que se puede estimular con unas copas de 'giggle water' (así es como se llamaba al alcohol en 1920) de la extensa lista de cocktails del Vintage Cocktail Club. El menú es un poco caro pero sin duda es una elección con mucha clase.

4. Una leyenda del rock

O'Reilly's Bar is great for Music and Club Nights

Si siempre te gusta el sonido heavy, entonces O’Reilly’s Bar es tu sitio. Su ambiente oscuro, con un interior gótico lleno de velas que gotean cera y techos arqueados hacen de él un lugar romántico y espeluznante a la vez. Cada sábado noche el bar se convierte en el Club Hell: la noche de rock más grande y barata de Irlanda. Este evento gratuito puede normalmente reunir a alrededor de 500 entusiastas del rock y, con chupitos por solamente un euro, prepárate para una buena juerga.

5. Un partido de dos tiempos

Friends Watching Sports in an Irish Pub

Fútbol, baloncesto, rugby, hockey, lucha… El Woolshed Baa & Grill en Parnell Street tiene pantallas suficientes para emitir varios partidos a la vez. El bar tiene un rollo australiano y sirve deliciosas ‘chook wings’ (alitas de pollo) y cerveza fría en grandes cantidades, atrayendo así a locales, expatriados y turistas. Seguro que te entran ganas de unirte a los cánticos de los hinchas, sin importar el partido o el resultado. 

 

¿Cual es tu recomendación de la lista de pubs imprescindibles en Dublín? Tweeteanos a @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook.

Giedre Brenciute Giedre adora todo lo que tenga que ver con viajar, especialmente si hablamos de encontrar el mejor plan para perderse en ciudades desconocidas. Siempre está dispuesta a probar el plato más raro y curioso y nunca dirá no a una clase de baile tradicional. Después de disfrutar de Tailandia, su próximo destino será Nueva York.