Qué hacer un fin de semana en Estocolmo: Barcos, pescado y parques

3 de febrero, 2017

Descubre cómo aprovechar al máximo un fin de semana en Estocolmo y disfruta de la esencia sueca en su máximo esplendor.

Si eres un amante de las calles empedradas, las casas coloridas y el ambiente de cuento que emanan las ciudades nórdicas, te avisamos que te vas a enamorar de Estocolmo.

Esta ciudad, a caballo entre el Mar Báltico y el Lago Mälaren, se extiende por un montón de islas por lo que está rodeada de agua continuamente y es, por otro lado, escenario de los premios Nobel y cuna de grandes leyendas como Abba, Pipi Calzaslargas, la trilogía Millenium…. Tras un fin de semana en la ciudad no te aseguramos que vayas a poder escribir la novela de tu vida, pero estamos seguros que escribirás unas bonitas líneas en tu diario sobre una de tus nuevas ciudades favoritas.

1. Viernes tarde: Paseo por el centro de la ciudad

Qué hacer un fin de semana en Estocolmo: Barcos, pescado y parques - Viernes tarde: Paseo por el centro de la ciudad

Como siempre el día de la llegada es un poco caótico, nos acercaremos hasta el hotel y descansaremos un rato si hace falta para posteriormente salir a dar una vuelta por el caso antiguo de la ciudad, sin más pretensiones que disfrutar del Gamla Stan. El centro histórico de la ciudad es peatonal y tranquilo e invita a recorrerlo con la calma. Es fácil de situarse al ser una isla. Eso sí, sus calles adoquinadas esconden alguna que otra cuesta, así que apuesta por tu calzado más cómodo.

Acercándose la hora de la cena puedes acercarte hasta la calle Västerlänggatan, la calle principal, y sus perpendiculares que están repletas de restaurantes y opciones donde poder recargar pilas. Es cierto que esta zona es transitada por turistas, pero también lo es por locales. Si después de la cena te quedan ganas de seguir explorando el ambiente de la ciudad, te recomendamos la calle Nygatan donde los locales se juntan en animadas conversaciones de bar.

2. Sábado: Historia y diseño en las islas de Estocolmo

Qué hacer un fin de semana en Estocolmo: Barcos, pescado y parques - Sábado: Historia y diseño en las islas de Estocolmo

Una buena idea para comenzar nuestra ruta puede ser acercarse hasta la oficina de turismo de la ciudad, Visitor Center de Estocolmo, donde podremos comprar los abonos de transporte, comprar la Stockholm Card o pedir mapas de la ciudad.

Una vez que nos hayan facilitado el material necesario, nos ponemos en ruta hacia el famoso Ayuntamiento. Este edificio, es espectacular tanto por dentro como por fuera, pero si por algo es famoso es por ser el lugar donde cada año se celebra la gala de los Premios Nobel. Si quieres explorar su interior, deberás hacerlo con la ruta guiada que sale cada media hora apropiadamente y que a pesar de que sólo la realizan en inglés, ofrecen material de apoyo en otros idiomas. El recorrido es altamente recomendable y no te robará mucho rato de tu mañana ya que dura algo menos de una hora. Además, podrás sentirte un nobel bajando la famosa escalinata de los premios.

Al salir del ayuntamiento y cruzar sus bonitos jardines, debemos dirigirnos hacia el Palacio Real, donde si vamos bien de hora, tendremos la suerte de ver el cambio de guardia que se celebra cada día a las 12:15. Si habéis visto otros cambios de guardia anteriormente, por ejemplo, en Londres, no esperéis nada demasiado distinto. Pero igualmente es bonito ver la solemnidad con la que se celebra este ritual cada día.

Va llegando la hora de la comida y no queremos quedarnos sin un sitio en el que parar a degustar la comida local. En este momento, las opciones son muchas. Una de las más habituales suele ser acercarse a la bonita plaza Stortorget y comer en alguno de sus locales, pero tenemos que tener en cuenta que esta plaza es muy turística y eso influye directamente tanto en el precio como en la calidad de los locales. Así que nosotros, que siempre tratamos de buscar lo más local, os proponemos una alternativa divertida y deliciosa.

Cruza de isla, y camina hasta el mercado subterráneo de Hotorget donde podrás comprar platos internacionales o tentempiés escandinavos. También es habitual encontrar menús del día desde 6 euros que incluyen un plato principal, una ensalada, pan y bebida. ¿Nuestra recomendación? Kajsas Fisk es un pequeño restaurante escondido bajo las escaleras del centro comercial donde venden auténticas delicias de pescado escandinavas. No puedes dejar de probar su sopa de pescado con alioli.

Después de probar las especialidades marinas, parece lógico seguir moviéndonos en el medio líquido y subirnos a uno de los barcos que hacen un recorrido por la ciudad para ver Estocolmo desde otra perspectiva. Hay distintos barcos, fíjate bien al elegir: Los barcos rojos son los recomendados por el ayuntamiento y los tiquets, que cuestan 6€ para el recorrido de 45 minutos, se pueden comprar directamente en el barco. Si lo prefieres puedes comprar el de 24h que cuesta 16€. Los barcos de color verde realizan un recorrido por los edificios más emblemáticos de la ciudad y son modalidad hop-on-hop-off. El billete de 24h cuesta 22€. Por último, están los barcos grises que son los que realizan un tour por el archipiélago, muy recomendable si tienes más días para visitar la ciudad, pero has de tener en cuenta que solo funcionan de abril a septiembre.

#TravioorFact: Si eres un amante de la pesca, Estocolmo es tu ciudad ya que es la única ciudad europea que permite la pesca en el centro urbano.

Tras el paseo en barco, puede ser el momento ideal para visitar la anteriormente mencionada plaza Stortorget. Esta plaza es probablemente la más pintoresca de la ciudad y el punto neurálgico de la ciudad antigua de Estocolmo. Además, allí tiene la sede la Academia Sueca y el Museo de los Nobel. Un poco más allá, también concentraremos el Storkyrkan, la catedral de la ciudad. En su interior es posible que te veas sorprendido por la talla de San Jordi y el dragón, una leyenda que creíamos más cercana y que sin embargo parece no tener fronteras, además, los hay quien aseguran que dentro de dicha escultura se encuentran las reliquias del santo que representa.

A estas alturas del días, te animamos a que te acerques a la vecina isla de Södermalm. En una ciudad en la que el diseño (especialmente el escandinavo) es el rey. Esta zona se está alzando con el título de zona más trendy de Estocolmo. Lo que tradicionalmente era un barrio de artistas y creativos ha dado lugar a un ambiente nocturno similar donde podremos cenar y tomar una copa en un ambiente desenfadado y hípster.

3. Domingo: Djurgarden. La isla de la diversión

Qué hacer un fin de semana en Estocolmo: Barcos, pescado y parques - Domingo: Djurgarden. La isla de la diversión

Amanece el último día de nuestra escapada y queremos divertirnos al máximo para que la sonrisa nos dure, por lo menos, hasta el miércoles de la semana siguiente. Así pues, cogeremos el tranvía número 7 en dirección Djurgarden. Esta isla, en la que residen unos 800 habitantes, es conocida por ser el lugar de diversión y esparcimiento de la ciudad. En su territorio cuenta con muchos de los atractivos del sector ocio de la ciudad como numerosos museos, un parque de atracciones o un aquarium.

Como te podrás imaginar, una vez aquí, podrás elegir entre múltiples planes para tu domingo. Como curiosidad, destacar el Museo de Abba. Este famoso grupo sueco que rompió barreras internacionales en los años 70, tiene en este museo su reconocimiento donde además el visitante podrá pasárselo la mar de bien con las atracciones dinámicas e interactivas. Si, de repente, sin saber muy bien como acabas con plataformas blancas bailando en plan disco, no digas que no te lo avisamos.

Si bien es cierto que esta pequeña isla es más conocida por sus opciones de ocio que por la gastronómicas, poco a poco las alternativas de hostelería se van ampliando y, a día de hoy, podemos encontrar restaurantes muy recomendables en los que disfrutar de la auténtica gastronomía sueca como el Oaxen Krog, ideal si no nos importa gastar un poquito más. Y si lo que quieres es probar las auténticas albóndigas suecas, y no las popularizadas por el gigante de los muebles, te puedes acercar hasta el idílico restaurante Ulla Windbladh donde podrás disfrutar de la especialidad por unos 15€.

Por la tarde, podemos acercarnos hasta la pequeña isla de Skeppsholmen para visitar el museo de arte moderno. De camino hasta allí debemos cruzar el “puente de las coronas” desde donde podemos disfrutar de unas bonitas vistas de Gamla Stan.

Si prefieres acabar el fin de semana con una buena sesión de compras dirígete a la calle comercial cerca de los Jardines del Rey: Drotninggatan. Es probable que si te acercas hasta aquí en domingo gran cantidad de estas tiendas no estén abiertas, pero podrás disfrutar del mercado al aire libre de la plaza Hötorget que es diario. Ya que te acercas hasta aquí, puedes dirigirte hasta el Konserhuset  (el auditorio de color azul).

4. #TravioorTips para Estocolmo

Qué hacer un fin de semana en Estocolmo: Barcos, pescado y parques - #TravioorTips para Estocolmo

Gastronómicos:

  • Si te gusta probar comidas distintas y el ambiente de mercadillo, estás de suerte porque Estocolmo es una ciudad con una cultura de food truck muy arraigada. A día de hoy, hay más de 20 que se mueven por la ciudad ofreciendo diferentes tipos de cocina. Si quieres saber dónde se encuentra cada una de ellas en cada momento, descárgate la app StreetKäk.
  • Si las salchichas son tu pasión, no puedes irte de Estocolmo sin probar Östermalms Korvspecialist, un pequeño puesto ambulante estratégicamente situado en el n.º 55 de la calle Nybrogatan que es la meca de todos los amantes de las salchichas. Su propietario vende hasta 40 tipos diferentes de salchichas con chucrut, mostaza y sus salsas secretas que deberás probar.
  • Si quieres vivir este ambiente en todo su esplendor os recomendamos que os acerquéis a estos puestos entre las 11:00 h y las 13:00 h para ver el jolgorio que se forma entorno a estos puestos cuando la gente de las oficinas se acerca a comer.

Donde dormir en Estocolmo:

  • Si buscas algo original, la mejor opción es Af Chapman, un velero construido en 1888 en Inglaterra que se ha transformado en un hotel a precios más que aceptables (desde unos 20€ por persona). Este hostal además se compone de otro edificio del siglo XVIII y goza de una localización idónea en la isla de Skeppsholmen, en el corazón de Estocolmo. Una opción de lo más trendy.
  • Otro curioso alojamiento es Langholmen Hostal, una antigua cárcel construida en 1840 y cerrada en 1975 que hoy en día cuenta con un hostal, un museo de la prisión, una playa, un restaurante, wifi... Se trata de uno de los mejores albergues de juventud de Suecia.
  • Si buscas un hotel más tradicional, pero de buena calidad te recomendamos, el Hotel Scandic Gran Central, ubicado en la calle principal de la ciudad. Ubicado en un edificio clásico, cuenta con un interior completamente renovado y de diseño. Ideal para una visita a la ciudad.

¿Te han entrado ganas de visitar la ciudad? Encuentra vuelos baratos a Estocolmo aquí. ¿Hay algún detalle que nos hayamos olvidado? ¿Tienes alguna recomendación que dejarnos? No dudes en hacérnoslo saber, escríbenos en Twitter a @TravioorES o en nuestra página de Facebook.

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.