Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores

6 de junio, 2017

No por mucho madrugar amanece más temprano. Y en eso estamos de acuerdo, pero solo si madrugas vas a poder disfrutar de estos increíbles amaneceres. Tanto, que pensarás que sigues soñando.

De dulce o de salado, digital o analógico, nómada o sedentario… Se suele decir que hay dos tipos de personas. Pero si hay una de estas dualidades que hemos comprobado en primera persona, sobre todo a la hora de viajar con alguien, es  que hay personas de mañana y personas de noche.

Bien, pues este post va en honor a todas esas personas 'mañaneras'. Esas a las que no les importa levantarse cuando todavía no están las calles puestas para poder disfrutar de un bonito amanecer. Y a todos aquello nocturnos, para que se espabilen, porque si se te pegan las sábanas te puedes perder imágenes tan bonitas como estas.

1. Bagan-Myanmar

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - Bagan-Myanmar

No todos los días uno tiene la suerte de ver amanecer en las ruinas de lo que fue una ciudad milenaria del Imperio Birmano. Y es que el misterio que envuelve a toda la ciudad de Bagan no hace más que aportarles cantidades increíbles de magia a uno de los amaneceres más bonitos que he visto en mi vida.

Lamentablemente, no somos los únicos en conocer de su existencia, sino que ir a ver el amanecer en los templos de Bagan es una actividad bastante popular (aun así, todavía es menos popular que ver el atardecer ya que implica madrugar ;) ). Elige un templo, sube las escaleras a oscuras, siéntate y espera a ver como el sol va mostrándonos poco a poco los miles de templos milenarios que se esparcen en una llanura. Nunca habrás visto nada igual.

2. Templo Tanah Lot, Bali

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - Templo Tanah Lot, Bali

En la mágica isla de Bali, encontramos un precioso templo hinduista ubicado a 100 metros de la costa de la península de Bali. Este templo fue construido por un sacerdote en el siglo XVI, dedicado a los espíritus del mar. Hay quien cree que este templo es defendido por una serie de serpientes marinas que habitan debajo del templo.

Cuando la marea sube, la isla queda prácticamente cubierta pero cuando la marea baja se puede visitar y recibir la bendición de los sacerdotes. Elige este místico lugar para empezar el día en conexión con la naturaleza.

3. En el avión

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - En el avión

Dolor de espalda, cuello agarrotado y tres películas ya vistas. ¿Te suena esta situación? Efectivamente, es la típica situación a la que nos enfrentamos cuando llevamos varias horas en un avión y ya no sabemos cómo sentirnos. Pero, de repente, si eres lo suficientemente afortunado como para haber cuadrado un vuelo nocturno, es posible que disfrutes de uno de los amaneceres más bonitos por la ventanilla del avión.

Y es que... ¿hay algo más bonito que empezar el día entre el cielo y la tierra?.

4. La Duna 45 - Namibia

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - La Duna 45 - Namibia

La Duna 45, en el desierto de Namib, es conocido por ser uno de los amaneceres más bellos del mundo. El Namib es el desierto más antiguo del mundo y la parte de África que más tarde se pobló. La Duna 45 es una de las más antiguas y una de las pocas que se pueden escalar para disfrutar de un mágico amanecer naranja a unos 150 metros de altura. Las distintas tonalidades de colores van variando y van dejando boquiabiertos a todos los afortunados que se pueden acercar hasta allí para disfrutarlo.

5. Urulu - Australia

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - Urulu - Australia

Urulu, uno de los iconos más representativos de Australia, es un monolito de casi 350 metros y es considerado un lugar sagrado por los aborígenes. Allí se organizan excursiones para descubrir la fauna y flora, pero también puedes unirte a los autobuses que salen a las 4 de la mañana para los turistas que no se quieran perder el amanecer donde el cielo va cambiando de color.

Además, el amanecer es distinto dependiendo de la época del año en la que lo visites. La excusa perfecta para poder verlo más de una vez. 

6. Angkor Wat - Camboya

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - Angkor Wat - Camboya

Angkor Wat es impresionante a todas horas y todos los días del año. Pero si hay un momento en el que Angkor Wat llega al clímax de su popularidad, ese es sin duda el amanecer. Cientos de turistas se acercan hasta la antigua ciudad de Angkor para disfrutar del amanecer, y en concreto hasta Angkow Wat, el más grande de todos los templos.

La estampa es mágica y no seré yo quien lo desmienta, pero lo cierto es que este lugar tuvo luces y sombras para mi. Probablemente más de lo segundo que de lo primero y es que, se ha convertido en algo tan turístico, que se ve muy empañado por esa popularidad. Es difícil disfrutar de un momento así con miles de personas haciendo fotos, hablando, locales vendiéndote desayunos, niños gritando… En mi opinión, el amanecer puede ser más mágico en cualquiera de los otros templos de Angkor donde poder disfrutarlo más íntimamente.

7. Gran Cañon - Arizona

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - Gran Cañon - Arizona

Dicen que el amanecer más impresionante de Estados Unidos tiene lugar en el Gran Cañón, cuando los tonos lilas se mezclan con los marrones bronces y anaranjados del paisaje y crean así una increíble imagen, en lo que es quizás el mayor portento natural de Estados Unidos.

Pero, ¿cuáles son los mejores picos para ver el amanecer en el Gran Cañón? Los que saben, aseguran que Maricopa, Hopi y Mather. Nosotros estamos deseando comprobarlo.

8. San Juan de Gaztelugatxe - País Vasco

Ocho amaneceres que son un regalo para los buenos madrugadores - San Juan de Gaztelugatxe - País Vasco

Y por último, pero no menos importante, barremos para casa para destacar el amanecer en un lugar ya de por sí muy impresionante: San Juan de Gaztelugatxe.

Esta iglesia, situada en un peñón en la costa vizcaína, está separado por 241 peldaños de tierra firme.

Disfruta del amanecer en cualquiera de sus puntos, y dispara tu cámara mientras ves como el sol aparece detrás de la iglesia y sus rayos se van colando entre las cuevas que se dibujan en la piedra. ¡Todo un placer para los sentidos!

 

¿Has disfrutado de alguno de estos amaneceres? ¿Conoces alguno del cual no podemos olvidarnos? ¡Háznoslo saber en @TravioorES o déjanos un comentario en nuestro Facebook y cuéntanos tu experiencia!

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.