Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha'

17 de febrero, 2017

De la Puerta del Sol al Retiro. De Sabina a Lope de Vega. De la Gran Vía al Rastro. Del cocido al Mercado de San Miguel. Madrid tiene mil opciones pero solo tenemos 48 horas, así que recorramos 'este Madrid' y asumamos que hay muchos otros que visitaremos cuando volvamos. Porque seguro lo haremos.

‘Allá donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, pongamos que hablo de Madrid’. Y así es, como decía Sabina, pongamos que hablo de Madrid y recorramos juntos sus rincones en una ruta de dos días con la que tomar el pulso a la ciudad, palpar su ambiente, su pasado histórico y descubrir su atractivo imán para miles de turistas cada día.

En una ciudad en constante cambio, ebullición, a la vanguardia de muchas cosas y fiel a la tradición en tantas otras, te quedarás con ganas de ‘bajarte en Atocha’, como también decía el cantautor jienense en una de sus letras, y disfrutar durante más tiempo de esta ciudad, escenario de películas, libros, historias, aventuras... porque 'siempre hay un sueño que se despierta en Madrid, siempre hay un vuelo de regreso a Madrid’.

Día 1. Mañana por el 'Madrid de los Austrias'

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - Día 1. Mañana por el 'Madrid de los Austrias'
  • Puerta del Sol
  • Plaza de Ópera
  • Palacio Real
  • Catedral de la Almudena

La ruta comienza cogiendo fuerzas para las 48 horas que nos esperan por delante. Y como estamos en Madrid, lo suyo es disfrutar un desayuno de lo más castizo: un chocolate con churros o porras: un kilo de calorías que agradecerás según vaya pasando el día ¡créenos!

Y desde donde parten todas las carreteras de España, comienza también nuestra ruta madrileña: en el Kilómetro Cero, ‘respirando en el centro de la ciudad’, como le cantaba Ismael Serrano a este punto madrileño. El escenario que lo rodea no puede ser más reconocible por todos, la Puerta del Sol, epicentro de la capital y desde donde, como decía Mecano en plena movida madrileña: ‘entre gritos y pitos los españolitos, enormes, bajitos hacemos por una vez, algo a la vez’. Así es, el escenario que enmarca el reloj de los cuartos, las uvas y los modelitos de la presentadora de turno.

Otro de los iconos de la ciudad, presente además en su escudo municipal, también está en esta plaza: la estatura del Oso y el Madroño que… ¿sabes cuál es su simbología? Siglos atrás, el oso era un animal que abundaba en los montes cercanos y madroño alude a un acuerdo adoptado por la Villa y la Iglesia en 1222 por el que se repartían las tierras: la iglesia se quedaba con los pastos y la Villa de Madrid con los bosques, representados con el madroño.  

Desde la Puerta del Sol, bajamos camino a la Catedral de la Almudena por la calle Arenal, pasando de camino por el Teatro Real y la Plaza de Ópera, conocida así popularmente, aunque su nombre oficial es Plaza de Isabel II (allí podrás ver precisamente la estatua en homenaje a la monarca, que según las malas lenguas, vivió su propia ‘movida madrileña’ con noches de juerga interminables en la ciudad).

Desde Ópera, avanzamos hasta el Palacio Real ubicado en la Plaza de Oriente. Además del exterior, imponente y majestuoso al estilo de otros palacios europeos, puedes visitar su interior. Te recomendamos que si optas por esta opción compres la entrada con antelación y evites colas de acceso

Terminamos nuestra ruta mañanera por el Madrid de los Austrias visitando la Catedral de la Almudena, que tardó 114 años en construirse y de un estilo arquitectónico muy difícil de definir, víctima de los caprichos estéticos de cada época, pero otra de las visitas obligadas en la zona. 

Ruta Madrid de los Austrias

Día 1. Comida: bocata de calamares and relaxing cup of café

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - Día 1. Comida: bocata de calamares and relaxing cup of café

Por nuestros cálculos, a estas alturas deben ser las dos de la tarde (más o menos), así que nada mejor que dar un paseíto de unos 20 minutos enfilando la Calle Mayor para llegar a la Plaza Mayor donde te espera uno de los símbolos gastronómicos de la capital: el famoso bocadillo de calamares. En la calle Botones, aledaña a la plaza, te recomendamos que hagas cola en el Bar La Campana, como te recomendábamos en nuestro post sobre 'el mundo a bocados' con unas instalaciones muy poco ‘glam’ que te obligarán a buscar un banco alrededor para sentarte, pero muy castizas y con uno de los bocadillos más ricos y demandados de Madrid gracias a que sus calamares son muy tiernos.

En un alarde de auténtico guiri, puedes tomar una relaxing cup of café con leche en la Plaza Mayor y observar el ambiente que respira o ir a la tradicional Pastelería La Mallorquina (en la Puerta del Sol) y deleitarte con sus riquísimos dulces.

Día 1. Tarde: comercio, madridismo, parque y arte

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - Día 1. Tarde: comercio, madridismo, parque y arte
  • Callao / Gran Vía
  • Plaza de Cibeles
  • Puerta de Alcalá
  • Parque de El Retiro
  • Museos: Triángulo del Arte

Después de una mañana monumental y el merecido descanso del mediodía para comer, pasamos a una tarde más comercial y ‘cultureta’. Desde la Puerta del Sol, subimos por la comercial calle Preciados hasta la Plaza del Callao donde seguro que reconoces varios de sus edificios, como el Edificio Carrión, que es posible que por su nombre no te suena de nada, pero si te decimos que es el edificio con el luminoso de neón de Scheweppes, seguro que te viene a la mente la escena en la que se descolgaban desde el luminoso Santiago Segura, Álex Angulo y Armano de Razza en ‘El día de la bestia’. En los bajos del edificio Carrión se encuentra el cine Capitol, otro clásico que conserva toda la esencia de la época del modernismo.

Desde Callao enfilamos la calle Gran Vía en dirección hacía Cibeles, pasando por una de las calles más transitadas y de las principales arterias comerciales. Según bajamos hacia Cibeles, tenemos numerosas opciones entre las que perdernos, como adentrarnos en la calle Hortaleza o Fuencarral, junto al edificio de Telefónica, y llegar hasta el barrio de Chueca. Pero en esta ocasión, vamos a dejarlo para la noche. Lo que si podemos hacer es un alto en el camino para tomar algo y disfrutar del atardecer madrileño. 

#TravioorTip: Muy cerca del Banco de España encontrarás el 'Círculo de Bellas Artes', además de disfrutar de exposiciones y actividades culturales, podrás tomar algo en su azotea con unas increíbles vistas de Madrid. 

Bajamos por la calle Alcalá hasta llegar a otro de los símbolos de Madrid y del madridismo, la Fuente de Cibeles. En esta plaza podemos visitar también el Banco de España y el Palacio de Cibeles, conocido como el edificio de Correos, y actual sede del Ayuntamiento de Madrid.

Y de repente… ¡Mírala, mírala, la Puerta de Alcalá! una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid, ubicada en la Plaza de la Independencia. Junto a la Puerta, nada mejor que pasar del asfalto al ambiente más verde en uno de los pulmones de Madrid, el Parque del Retiro, uno de los puntos más románticos de la ruta. Y volviendo al símil musical, como decía Fito en su canción 'Tu sonrisa inolvidable': 'Vamos a caminar por El Retiro, vamos que hoy en Madrid hay rico frío, vamos que estoy ansioso por jugar y hablar contigo...'. En El Retiro podrás visitar el Palacio de Cristal y su famoso estanque, donde puedes además alquilar una barquita y seguir con el 'rollón románticón' o simplemente tener otra panorámica del parque desde el agua.

#TravioorFact: El Estanque Grande de El Retiro, según su nombre oficial, fue construido por Felipe IV para recrear batallas navales en las que él mismo participaba.

Ruta Gran Via, Cibeles, Puerta de Alcalá

Museos: 

Mención aparte necesita el ‘triángulo del arte’ de Madrid, que tiene tres vértices artísticos de lo más recomendables:

Elige uno para hoy que mañana tenemos otro ratito para visitar tu segunda opción. 

Día 2. Mañana: de compras por el Rastro

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - Día 2. Mañana: de compras por el Rastro

La mañana del domingo la vamos a dedicar a un plan de lo más castizo: el Rastro de Madrid, en el barrio de La Latina. Se trata de un mercadillo al aire libre que se celebra todos los domingos del año, y en el que se puede encontrar prácticamente de todo a lo largo de una cuesta en torno a la Ribera de Curtidos con multitud de puestecitos donde venden ropa de todo tipo, objetos de uso cotidiano o de lo más curioso o antigüedades.

Las zonas están especializadas en la venta de diferentes tipos de productos; así, la calle Fray Ceferino González es conocida como 'la calle de los pájaros' ya que se dedicaba a la venta ambulante de animales, aunque hoy en día solo quedan tiendas especializadas. La calle de San Cayetano o de los pintores vende obras de arte o materiales para pintar; la calle de Rodas, la Plaza del General Vara del Rey y Plaza de Campillo del Mundo Nuevo son zonas especializadas en la compra-venta de revistas, cromos y juegos de cartas; y la calle del Carnero y calle de Carlos Arniches se dedica más a la venta de libros antiguos.

#TravioorFact: El rastro tiene más de 400 años de historia y su denominación se proviene de la zona en la que se celebra el rastro, donde antiguamente estaban las curtidurías de Madrid, es decir, los talleres donde se curtían y trabajaban las pieles, muy cerca del matadero. Durante el traslado de los animales hasta las curtidurías se dejaba un rastro de sangre que ha dado origen al nombre del mercadillo. 

Día 2. Comida: ¿tapeo, cocido o mercado gastronómico?

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - Día 2. Comida: ¿tapeo, cocido o mercado gastronómico?

* Foto vía web Mercado de San Miguel. 

Como una de las principales capitales europeas, Madrid cuenta con mil opciones para comer, y en la zona de La Latina, tras nuestra visita al Rastro, se juntan muchas de ellas. Se nos ocurren tres planes para todos los gustos: tapear por la latina, sentarse a la mesa a comer un buen cocido o ir a un mercadillo gastronómico a probar creaciones más gourmet. Diseccionemos cada una de ellas:

- De tapas por La Latina: desde un punto de vista totalmente subjetivo, es una de las mejores zonas de Madrid para tapear. En la Cava Baja y la Cava Alta encontrarás una amplia concentración de locales donde no te equivocarás al elegir uno u otro. Uno de los más famosos es Casa Lucio (en la calle Cava Alta 35) donde debes probar sus alabados huevos rotos. En la Cava Baja, 42 encontrarás la Taberna Txakolina donde podrás disfrutar de pinchos de buena calidad y muy grandes ¿mi favorito? el rollo de queso de cabra o las brochetas de salmón. 

- Cocido madrileño: con fama de ser uno de los mejores cocidos de Madrid, el cocido de Malacatín es de esos platos en los que seguramente se inspiró esa frase tan famosa 'de Madrid al cielo'. El local es muy auténtico y su cocido es de diez, tanto en la calidad de sus productos y la elaboración casera, como en la cantidad (puedes repetir lo que quieras) como en el trato de sus camareros. El precio aproximado por persona es de 20€. Altamente recomendable. Dirección: Calle Ruda 5 (cerca de la Plaza de Cascorro). 

- Mercados gastronómicos: 

  • Mercado de San Miguel: Junto a la Plaza Mayor, y a un paseíto del Rastro, encontrarás el Mercado de San Miguel, un espacio declarado Bien de Interés Cultural por su edificio de hierro y cristal y que se autodefine como "el templo de los productos frescos donde el protagonista no es el chef, sino el género". Puedes tapear, comprar productos gourmet, probar platos de lo más elaborados o productos curiosos, como flores comestibles. 
  • Mercado de San Fernando: Muy cercano al Rastro, la zona de Lavapiés ha recuperado el Mercado de San Fernando, un 'mercado de barrio' en el que disfrutar de comida preparada de diferentes puntos de la geografía, llenar la cesta de la compra diaria o hacer unas compras en sus puestos de libros, artesanía...
  • Mercado de San Ildefonso: Alejándonos un poco de la zona de La Latina hacia la calle Fuencarral, encontramos uno de los mercados más urbanos y cosmopolitas, al estilo Londres o Nueva York: el Mercado de San Ildefonso con cerca de 20 puestos especializados en productos como embutidos, cervezas, croquetas, dulces, frutas o las tapas del chef David Delgado. 
  • Mercado de San Antón: También en el barrio de Chueca encontramos otro mercado más chic, el mercado de San Antón, que se ha reconvertido de mercado abastos a punto de referencia de productos gourmet y delicatessen.

Día 2. Tarde: Atardeceres

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - Día 2. Tarde: Atardeceres
  • Templo de Debod
  • Teleférico hasta la Casa de campo
  • Museo Reina Sofía
  • Barrio de las Letras

Uno de los tesoros de Madrid, junto a la plaza de España y el parque del Oeste (mapa), es el Templo de Debod, un regalo de Egipto a España por su colaboración y ayuda en la conservación de los templos de Nubia, entre ellos, el famoso Templo de Abu Simbel, que hubiera quedado sepultado con la construcción de la presa de Asuán. La visita al interior es gratuita y merece la pena si te gusta la cultura y mitología egipcia. Por supuesto, la mejor hora para visitarlo es sin duda el atardecer, cuando se tiñe de un color anaranjado muy especial (ahí va nuestro consejo romántico).

Desde el Templo de Debod, a un paseíto de 5 minutos, puedes acercarte a la Estación de Rosales y coger el teléferico que te acerca hasta la Casa de Campo. Es una opción original para contemplar la ciudad desde el aire, tanto su parte más monumental e histórica como las zonas verdes.

Si en la jornada del sábado te quedaste con ganas de visitar el Museo Reina Sofía, porque optaste por el Prado, por ejemplo, este es tu momento. Coge el metro (por cierto, la red de Metro de Madrid es bastante amplia y conecta muchos puntos de la ciudad y alrededores) y baja en Atocha, como en la canción. Aprovecha a visitar el jardín tropical que hay dentro de la Estación, junto a la zona desde donde sale el AVE, ya que es realmente bonito. A pocos minutos andando desde Atocha, encontrarás el Museo Reina Sofía. 

Para terminar la jornada, nada mejor que unas cañas por el Barrio de las Letras, un nombre en homenaje a los grandes literatos que vivieron por la zona en el Siglo de Oro como Cervantes, Quevedo o Lope de Vega. La zona transcurre entre el Paseo del Prado y la plaza de Santa Ana, nuestro destino final, donde pondremos fin a la ruta madrileña de la mejor manera que se puede hacer en esta ciudad: con una 'caña Mahou bien tirada', como se jactan los 'gatos' que se hace en su ciudad, o unas copas en cualquiera de las terrazas de la zona.

Ruta Mapa Madrid

'¡Vaya, vaya, aquí no hay playa...!', decían Los Refrescos en su canción. Y es cierto. Sin embargo, es una ciudad que desprende encanto y actividad y siempre tiene guardado un rincón por descubrir. Aunque estés harto de patearla. Como escribió Hemingway sobre la Villa:

"Madrid rebosa literatura, poesía y música por sus cuatro costados, tanto, que ella misma es un personaje literario".

¿Dónde alojarse en Madrid?

Madrid en 48 horas: dos días con razones para 'bajarse en Atocha' - ¿Dónde alojarse en Madrid?

* Foto vía Room Mate Óscar. 

  • A solo 200 metros de la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, una buena opción son los Apartamentos Arenal Suite.
  • Si tu prioridad sigue siendo la ubicación, puedes confiar en la cadena Room Mate, que sabes que siempre te asegura una ubicación de lo más céntrica por los barrios de moda de la ciudad. Tienes varias opciones como Room Mate LauraRoom Mate AliciaRoom Mate MarioRoom Mate Óscar
  • Si además de recorrer Madrid, quieres fundir la tarjeta en las calles, te recomendamos que te alojes en el hotel Catalonia Goya, en plena 'milla de oro' madrileña y junto al Parque del Retiro. 
  • En el barrio de Chamberí, un barrio muy castizo madrileño, tienes multitud de opciones para alojarte. En nuestra selección te recomendamos el Hotel Petit Palace Santa Bárbara en Alonso Martínez, lo que supone una ubicación perfecta para recorrer Chamberí, la zona de los museos en el Paseo del Prado y salir de fiesta por la zona de Alonso Martínez. Además cuentan con wifi gratuito y es una antiguo palacio de los marqueses de Quintanar reformado sin perder su encanto. 

Seguro que se nos ha quedado alguna recomendación o icono imperdonable por visitar, cuéntanoslo en nuestras redes sociales: Tweeteanos a @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook. 

Nazaret León “Toda aventura comienza con un sí”. Y así han comenzado muchos de los desafíos, viajes y peripecias de Naza, una periodista que siempre ha buscado poder escribir sobre lo que le gustaría leer. En sus viajes intenta no perderse un atardecer y es incapaz de orientarse con un mapa. De plegarlo, ya ni hablamos.