Los mejores planes para un fin de semana en Islandia

24 de enero, 2017

Islandia, rebosante de belleza natural, ha sido uno de los destinos más visitados durante años y, a día de hoy, continúa atrayendo anualmente a oleadas de amantes de la naturaleza. Becca Garland comparte sus mejores consejos y lugares preferidos de este impresionante país.

Islandia ha experimentado una “boom” en el turismo desde el 2008; no paran de llegar ni el dinero ni los turistas, y por un buen motivo: cada una de sus estaciones tiene su propia belleza característica. El país es muy frío, pero solamente durante parte del año. Cuando la nieve y el hielo se derriten, te parecerá que vives en un país diferente lleno de exuberante vegetación e impresionantes lagos glaciales, así que es recomendable planear dos visitas para vivir dos aventuras totalmente diferentes. Si estás pensando reservar unas vacaciones en Islandia, lee nuestros consejos antes: qué lugares visitar y cuándo ver las atracciones turísticas más populares.

1. Explora Reikiavik en un walking tour

Overview of Reykjavik city.

Pese a ser una capital diminuta, esta ciudad tiene mucho que ofrecer. Desde su arquitectura y hasta su cultura del café y sabrosa comida, dedícale al menos un día completo y una noche de tu viaje a Reikiavik y hospédate en el 101 Hotel. A continuación, algunos consejos:

Hallgrimskirkja

No se parece a ninguna otra iglesia que hayas visto. Esta impresionante edificación es el punto central de la ciudad y puede verse desde muy lejos. En su precioso interior tenue se encuentra un órgano de 5.275 tubos y, si subes al último piso en ascensor, puedes disfrutar una vista de Reikiavik de 360 grados, algo que sin duda merece la pena. Deja de hibernar y disfruta de un precioso día en esta ciudad. 

Harpa

Merece la pena echarle un vistazo tanto por dentro como por fuera a la nueva sala de conciertos de la ciudad, puesto que su estructura de cristaleras le dota de dos perspectivas diferentes. El interior está decorado con preciosos pájaros de porcelana, casi reales, que cuelgan del techo, con una fabulosa escalinata repleta de cómodos sillones que te permitirán descansar los pies. También podrás disfrutar de una cafetería de alta gama y del restaurante donde se sirve un estupendo café. No te olvides de visitar el Old Harbour.

Walking Tours

Para ver en poco tiempo lo máximo posible, el walking tour es una buena forma de tener un poco de todo de lo mejor de la ciudad. Pasear a través de sus coloridas calles, visitar los antiguos edificios y museos y aprender sobre cultura e historia. La buena noticia es que algunos son gratis, simplemente dale una propina a tu guía según lo bien que consideres que lo ha hecho.

Comer y beber

Los islandeses adoran su café, así que encontrarás maravillosas cafeterías independientes en cada esquina. Incluso "van de cafés" en diferentes bares, lo cual es una buena opción si quieres darte una vuelta por Reikiavik. Visita Laundromat Café, una moderna cafetería con una comida deliciosa y una atmósfera única. Para comer bien, Icelandic Fish & Chips es un “must”; este pequeño restaurante sirve porciones enormes de este plato tradicional con su propia receta de mayonesa hecha a partir de Skyr (yogur islandés). Para algo de más calidad dirígete al Fiskmarkaðurinn para probar marisco islandés fresco acompañado de sabores del lejano este.

2. Visita las auroras boreales en invierno

Aurora Borealis, Northern Lights, Iceland

Las auroras boreales o luces norteñas son un espectáculo de luces naturales en increíbles formas y colores, dignas de ver al menos una vez en la vida. También puedes disfrutar de estas luces desde algunos otros lugares alrededor del mundo, pero Islandia es uno de los mejores, sobre todo si te alejas de las ciudades y de la luz que irradian en una noche despejada. Si las auroras se encuentran en el top de tu lista, entonces viajar a Islandia en los meses de invierno es indispensable; normalmente se pueden ver entre octubre y abril, pero tendrás más oportunidades de disfrutar de ellas en los meses más fríos de invierno.

Reserva el tour de las auroras boreales al comienzo de tu viaje, y ya que se cancelarán las excursiones si el tiempo no acompaña tendrás más noches para volver a intentarlo. Si organizar excursiones no es lo tuyo, pasa unas noches en el campo o solicita en tu hotel que te llamen para despertarte, así podrás levantarte con los pájaros.

3. Géiseres, cascadas, y un escenario espectacular

Strokkur Geysir in Iceland

No puedes irte de Islandia sin ver las maravillas naturales que ofrece. Hay una variedad de viajes de un día que te da la oportunidad disfrutar de lo mejor del campo y de sus preciosos parajes, pero el tour Golden Circle es el ideal para ver lo máximo posible en poco tiempo. Normalmente empieza a las 09:00 y termina a las 19:00; estos tours visitan tres de las más populares atracciones: Þingvellir, Geysir and Gullfoss.

El parque nacional Þingvellir es un sitio declarado patrimonio mundial por la UNESCO. Se encuentra en un valle que indica la separación entre las placas tectónicas de Noramérica y Eurasia. Pasea por este maravilloso valle y disfruta de las vistas desde la cima. Mantén los ojos abiertos para no perderte el lago más grande de Islandia. El Geysir es el surtidor original de agua caliente, cuyo nombre comparte con todos los otros géiseres del mundo. Por desgracia, Geysir se obstruyó en los años 50, pero el Strokkur, justo al lado (fotografía en la parte superior) erupción cada 5-10 minutos, todo un espectáculo si tienes paciencia serás recompensando con una foto digna de Instagram. Gullfoss se traduce literalmente como cascadas de oro, y es la cascada más famosa de Islandia. Con 32 metros de cascada es un lugar de interés para los ojos cansados en un buen día. Intenta evitar los días de lluvia, ya que la neblina no te permitirá verlo bien.

4. Báñate en el lago azul rico en minerales

Blue Lagoon Iceland

El Blue Lagoon Geothermal Spa, o spa geotermal lago azul es lo último en experiencias relajantes, y una de las atracciones turísticas más visitadas de Islandia. Situada en el medio de un campo de lava negra, las piscinas de vapor a 38 grados Celsius son ricas en sales minerales, y la arcilla azul-verdosa de algas y sílice hacen de tu experiencia un capricho para tu piel, te sentirás exfoliado y refrescado. Hay incluso un bar flotante, de manera que puedes disfrutar de una bebida mientras te relajas y dejas que el agua haga su mágico trabajo. Si sumergirte no es lo tuyo, hay también saunas, baños turcos y otras salas con distintos tratamientos donde puedes recibir una amplia variedad de masajes. Reserva con antelación para evitar decepciones. Este lagoon es un “must” en tu viaje a Islandia; puedes pasarte fácilmente por allí por tu propia cuenta o de camino al aeropuerto Keflavik, que se encuentra a 20 minutos en coche, o sino compra un billete de ida y vuelta en transporte público con Viator para no preocuparte.

5. Pasa un día en un glaciar en primavera/verano

Breiðamerkurjökull Glacier Iceland

Si visitas Islandia en los meses de primavera o verano entonces deberías priorizar pasar un día en el Jökulsárlón Glacial Lagoon, o Lago Glacial Jökulsárlón. Este profundo lago azul que se completa con esculturas de hielo natural, se encuentra en la cima del glaciar de Breiðamerkurjökull, formado cuando el glaciar comenzó a desaparecer a orillas del océano Atlántico. Es mejor ir en barco, ya que puedes acercarte a las esculturas mientras que contemplas a las focas y aves.

Este lago ha sido escenario de algunas películas famosas como Muere otro día y Lara Croft, o Tomb Raider donde su dramática aparición va acorde con este paraje natural. Puedes intentar ir desde Reikiavik pero en autobús tardarás bastante, y no dispondrás del tiempo suficiente para ver realmente el lago y sus alrededores. Una mejor opción sería reservar un viaje de dos días que incluye una noche en un hotel; un poco caro, pero merece la pena.

Y si no tienes tiempo para visitar Jökulsárlón, entonces haz senderismo en Sólheimajökull glacier tongue, la lengua del glaciar Sólheimajökull, el cuarto glaciar más grande de Islandia, el cual se extiende hacia abajo desde Mýrdalsjökull. Está aproximadamente a dos horas de Reikiavik y se te dará todo el material deportivo para recorrer el glaciar, incluyendo crampones, tacos de botas indicados especialmente para escalar el hielo. Será una experiencia increíble, ya que literalmente estarás escalando cascadas de hielo. Además, en un día despejado, las vistas son aún más especiales.

 

¿Has estado alguna vez en Islandia? Mándanos un tweet  a @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook.

Becca Garland Nacida en Belfast, Becca vive actualmente en Londres. Se considera adicta a los viajes y, por norma general, disfruta de cuatro o cinco aventuras cada año. Ha viajado a Australia, Japón, sudeste asiático, Escandinavia, países nórdicos, Estados Unidos y gran parte de Europa.