Las 7 mejores cosas para hacer en Río de Janeiro: bares, vistas y fiestas callejeras

11 de julio, 2017

Un litoral templado, una cultura fascinante e innumerables lugares turísticos que nadie se debe perder; Briarne Pigott nos habla sobre las mejores actividades que se pueden realizar en la increíble ciudad de Río de Janeiro.

Río de Janeiro es una ciudad única en el mundo. Preciosas playas, senderos que conducen a lugares con vistas fascinantes, sabores tentadores y fiestas callejeras a ritmo de samba que duran hasta altas horas de la madrugada; esto es Río de Janeiro, una de las ciudades más apasionantes del mundo. Sigue leyendo para descubrir siete cosas que no puedes perderte.

1. Pasea por las calles de Santa Teresa

Santa Teresa backpackers in Rio

Santa Teresa es un extravagante barrio de Río de Janeiro lleno de arte callejero, bares y restaurantes modernos y edificios de estilo colonial. Si estás en esta zona, tienes que visitar la famosa Escalera de Selarón, los hermosos mosaicos de los escalones de Lapa.

2. Haz senderismo por Morro dois Irmãoes y visita la favela de Vidigal

View from Morro dois Irmãoes in Rio

Si quieres hacer un paseo que no sea muy duro, ser testigo de unas vistas impresionantes y disfrutar de una experiencia cultural, todo en uno, esta es la actividad perfecta para ti. Morro dois Irmãoes, también conocido como el Cerro de los Dos Hermanos, está formado por dos monolitos situados uno junto al otro en la costa de Río de Janeiro. Se pueden ver fácilmente desde la playa, y a un lado de ellos se encuentra la favela de Vidigal, una de las mayores atracciones turísticas de Río de Janeiro.

Coge un taxi o un Uber (son muy baratos en Río) para llegar a Vidigal. Desde ahí hay moto-taxis, sus conductores van vestidos con chalecos naranjas que te llevarán por las calles empinadas de las favelas y te dejarán en el comienzo del paseo.

El paseo tan solo dura 45 minutos, pero hay que subir a la cima por un exuberante bosque; una vez en la cima, serás recompensado con unas impresionantes vistas de la ciudad. El camino de vuelta es bastante sencillo, y si sigues la carretera principal que conduce a la favela, encontrarás muchos restaurantes en los que sirven comida exquisita (y barata).

3. Disfruta de una puesta de sol con una copa en el cerro Pan de Azúcar

Sunset views at Mount Sugarloaf in Rio

Este es el mejor lugar de Río para ver un atardecer. Coge un teleférico alrededor de las cuatro de la tarde para comenzar el camino al cerro Pan de Azúcar. Pasea por la zona y disfruta de las increíbles vistas de los alrededores, luego vete a la azotea del bar y siéntate en primera fila para ver el atardecer sobre toda la ciudad. Coge un poco de dinero de sobra, ya que las cervezas de barril son deliciosas y las hamburguesas están para chuparse los dedos.

4. Baila samba en las calles de Río

People dancing samba in the streets of Rio

Foto vía: David Feltkamp / Flickr (CC)

Río es el corazón y el alma de la samba, por lo que en un viaje en Río no puede faltar una noche de baile en una fiesta callejera con samba. La más conocida es Pedra do Sal, que se celebra todos los lunes por la noche en la zona de Centro-Lapa. En tu hostal u hotel deberían ser capaces de indicarte dónde se celebra, si no llama a un Uber y te llevarán ahí mismo. ¡No pierdas la oportunidad de aprender a bailar samba como los lugareños! (Es en realidad más complicado de lo que parece).

5. Pasea por el Boulevard Olímpico

Olympic Boulevard mural in Rio

El mural del Boulevard Olímpico de Río de Janeiro recientemente se convirtió en noticia por ser el mural más grande del mundo pintado con aerosol por un grupo. La obra del artista brasileño Kobra te dejará boquiabierto. El mural es totalmente impresionante, aparecen retratadas cinco rostros de personas de tribus indígenas de los diferentes continentes.

Desde aquí es fácil llegar al Museo del Mañana, un museo interactivo que resalta la sostenibilidad y la ecología. Los martes la entrada es gratuita pero las colas son larguísimas, ¡intenta llegar pronto!

6. Pasa un día en la famosa playa de Copacabana

Copacabana Beach in Rio

Este punto es bastante obvio. No puedes pensar en visitar Río sin pasar un día en la playa de Copacabana. Vete con tus amigos a pasar un día para observar a la gente. Las sombrillas son necesarias para protegerse del calor abrasador de Río, y también son baratas si quieres alquilar una.

No necesitas llevar nada; está garantizado que en algún momento alguien pasará caminando con todos los elementos esenciales para la playa que puedes imaginarte. Solamente asegúrate de cuidar tus pertenencias. Cuando estés bañándote cerciórate de que alguien esté vigilando tus objetos de valor, ya que se dice que los ladrones caminan de un lado a otro de la playa en busca de objetos que estén desatendidos.

7. Visita al Cristo Redentor

Christ the Redeemer in Rio

Generalmente, esto es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en Río de Janeiro. La imponente estatua del Cristo Redentor es el icono de Río (probablemente incluso de Brasil). La mayoría de gente opta por coger el autobús o el tren para llegar a la cima, pero hay una forma más atrevida para hacerlo. Puedes coger un Uber que te deje en Corcovado y desde ahí dar un paseo por los jardines botánicos para llegar al comienzo del camino a la estatua de Cristo.

Es un duro paseo de dos horas de subida por la hermosa Mata atlántica, pero las vistas del camino merecen cada una de las gotas de sudor derramadas para alcanzar la estatua. Podrás ver una pequeña cascada, monos y tendrás la oportunidad de caminar por una selva preservada de Río. Si estás muy cansado después de la subida, siempre puedes coger el autobús para bajar.

¿Cuál es tu actividad favorita de Río de Janeiro? Háznoslo saber escribiéndonos un tweet en @travioorES o dejándonos un comentario en nuestra página de Facebook.

Briarne Pigott Mi nombre es Briarne. He estado viajando como mochilera alrededor ¡durante mis mejores 6 años ! Me encanta todo sobre los viajes . La comida, la gente, la cultura y ¡la libertad! Mi objetivo es inspirar a otros a salir y ver el hermoso mundo en que vivimos.