Ibiza al descubierto: 5 lugares alternativos al turismo de noche y fiesta

31 de enero, 2017

Olvida las discotecas, los chupitos y las fiestas nocturnas. Hay otra manera de vivir Ibiza; la parte más tranquila de la isla que Cathy McFadden conoce a la perfección. Lee su lista de las mejores cosas que hacer en Ibiza en un viaje fuera de la ruta nocturna.

Desde que los hippies llegaron a la pequeña isla balear en los años 60, Ibiza ha estado detenida en el tiempo; esta isla es un sinónimo del hedonismo. Independiente del tipo de sensaciones que estés buscando, la Isla Blanca tiene mil opciones para adaptarse a ti.

Tras muchos años, Cathy McFadden se maravilló al descubrir que Ibiza es mucho más que un paraíso para los fiesteros. Para Cathy, Ibiza también es un rincón aislado de felicidad para disfrutar pasando el tiempo con los amigos y seres queridos, así que ha decidido compartir esta idea de hedonismo en su lista de consejos para descubrir el lado de “Isla del Amor” de Ibiza.

1. EXPLORA LAS CALAS ESCONDIDAS

Calas (rustic fishermen's huts) at S'Entanyol Cove in Ibiza

La costa escarpada de Ibiza está formada principalmente por pequeñas calas que no deberías pasar por alto. Alquila un coche, una moto, o una bicicleta (o por qué no, haz senderismo) y aléjate de las carreteras principales. Sigue los caminos polvorientos, flanqueados por pinos, hasta llegar a la costa donde serás recompensado con el mar azul cristalino que rompe en las playas privadas que solo tendrás que compartir con algún puñado de bañistas.

Mi cala favorita es la S´Estanyol; una cala pequeña, llena de huellas pisadas de caballos, rodeada por un espléndido bosque donde se encuentran unas pocas cabañas rústicas de pescadores. Esta playa es la favorita de los locales desde hace tiempo (y tiene la privacidad que buscan algunos famosos); es una forma de escapar totalmente del mundo. Conduce a través del pueblo de Jesús y mantén tus ojos abiertos para no perderte la roca pintada a mano donde se lee “Cala Bonita”, basta pestañear para perdértela. Aunque es una playa de arena, te recomiendo trepar a las rocas para instalarte en las camas de arena, o si lo que buscas es sombra, continúa un poco más allá y quédate bajo el porche de alguna cabaña de los pescadores.

Una vez te hayas refrescado en el mar y te haya entrado el apetito, sécate y pilla una mesa en el estiloso restaurante Cala Bonita. Este restaurante es nuevo e íntimo, e intenta conservar la autenticidad de la cala a la vez que sirve pescado y marisco para chuparse los dedos. La Cala Bonita, con su interior rústico mezcla tablas marroquís hechas a mano y sillas con huellas tribales geométricas y servicios de mesa de arcilla. La S´Estanyol es conocida por tener eventos especiales, a veces secretos, como el concierto en directo de Groove Armada.

En el noroeste de la isla encontrarás la cala Xuclar, un escondite tranquilo al final de la carretera llena de baches y arena cuyo recorrido es una aventura en sí misma. Esta cala diminuta tiene una pequeña playa, agua cristalina, y un chiringuito con deliciosa comida. Hay sillas de lona bonitas bajo un toldo que te permitirán disfrutar del pescado más fresco de Ibiza a la sombra. Pese a su remota localización, es recomendable reservar con uno o dos días de antelación.

Dirígete al suroeste hacia la cala Llentrisca, una playa con forma de media luna que a veces está desierta, y con razón; encontrar esta cala es toda una aventura, pero si lo consigues, serás recompensado con su belleza natural y tranquilidad. Desde Sant Josep sigue la carretera hasta Es Cubells, reduce la velocidad y disfruta de las impresionantes vistas de la costa hasta que llegues al final de la carretera. Sal del coche, coge tu toalla de playa hippy (porque para entonces habrás comprado al menos una), continúa el resto del camino por el pequeño bosque a lo largo del precipicio y baja por el cabo. La cala tiene un pequeñísimo embarcadero, perfecto para bucear en el cálido mar Mediterráneo. Nada durante toda la tarde, lee, relájate con tus amigos y desconecta del mundo.

2. DE LA GRANJA A LA MESA

Ecocentric vegetarian restaurant at Santa Gertrudis, Ibiza

Ibiza tiene una gran cantidad de granjas orgánicas y “comunidades del bienestar” que han pavimentado el suelo para que se puedan transportar los alimentos de la granja a la mesa. Cuando los “peluts”, o también conocidos como hippies con pelo largo de todo el mundo, hacían una pequeña parada en la isla de camino a la India, no se iban sin haber descubierto los lugares enigmáticos plagados de energía natural como la palaya Benirrás y Es Vedrá. Hoy en día la isla continúa nutriendo este espíritu con cantidades abundantes de productos frescos de las granjas locales, campos de sal y pesca diaria del Mediterráneo.

Haz un viaje especial, de día o de noche, a Aubergine. Ubicada en el campo, este estiloso restaurante “de la granja a la mesa” ofrece comida mediterránea saludable y zumos hechos con ingredientes frescos recogidos de su propio jardín. La decoración es simple, chic y rústica. Durante el día es fácil olvidar la hora que es debido al olor del romero que se filtra de la terraza exterior. Por la tarde noche, el ruido de familias y amigos cenando con música acústica en directo de fondo creando una atmósfera que deja atrás el silencio del campo. En invierno, Aubergine reúne de manera semanal mercados de producción agrícola que ofrecen huevos orgánicos, queso y verduras.

En el bonito pueblo de Santa Gertrudis, localizado en el corazón de la isla, se encuentra el restaurante vegetariano Ecocentro. En su enorme jardín cercado sentirás la presión de elegir tu mesa favorita entre todos los olivos y cactus. El Ecocentro ofrece una variedad selección de platos sin gluten, zumos fríos y cervezas artesanas de producción local, y es el lugar perfecto para comer en un pueblo que realmente merece la pena visitar. Después de comer, recorre Santa Gertrudis para sacar la foto perfecta de la blanca iglesia que se encuentra en el centro de la plaza, donde se reúnen a la noche los locales y los bohemios expatriados.

Para una comida de ensueño o una cena romántica, visita el restaurante La Paloma, en San Lorenzo. Un restaurante familiar donde el menú se prepara cada día según los productos de la estación mezclando sabores mediterráneos y orientales, con especias y verduras recogidas del jardín. Siéntate en los muebles de color azul brillante entre los árboles cítricos y disfruta de la atmósfera relajante del jardín; el restaurante La Paloma “solo permite buenas vibraciones”. Por supuesto este popular restaurante está siempre ocupado, así que llama con antelación para reservar una mesa.

3. CAMINA SOBRE EL AGUA

Girl paddleboarding in the sea at sunset

Independientemente de si has llegado a la isla en barco o en avión, la primera impresión que tendrás de Ibiza estará marcada por el mar. El color ocre rojizo de la tierra se opone a los azules y verdes; los colores azul eléctrico y jade invitan a sumergirse en el agua.

La mejor manera de disfrutar del cálido Mediterráneo es haciendo paddle surf (SUP abreviado). Explora la costa de Ibiza mientras que vives la experiencia de estar andando tranquilamente sobre el agua. Salta de tu tabla y nada hacia las cuevas, o bucea en las aguas cristalinas. No hay muchas empresas destinadas a ello en la isla, pero realmente te recomiendo la SUP Ibiza, ya que el encargado local Herman, se toma muy en serio pasarlo bien mientras que te da seguridad en la tabla. Si eres nuevo en este deporte, aprenderás en cuestión de minutos a mantenerte de pie y remar con seguridad lejos de la costa. La empresa SUP Ibiza ofrece excursiones tanto por la mañana como al atardecer.

4. AGROTURISMO

Les Terrasses Hotel in Ibiza

Aunque los hoteles de primera línea de playa no escaseen en Ibiza, al ser una isla pequeña puedes instalarte en un hotel aislado y aun así estar a poco tiempo en coche de todo lo que ofrece esta isla. Las fincas tradicionales (granjas) escondidas en el campo han sido transformadas en agroturismos, desde hoteles glamurosos de cinco estrellas hasta hoteles familiares, todos aislados, donde la prioridad es el bienestar y la relajación.

Mi agroturismo favorito es Les Terrasses, un hotel al estilo francés con 12 habitaciones escondidas de la carretera principal que comunica Ibiza ciudad con Santa Eulalia. De lo único que estás cerca es de un trozo de la roca azul de Yves Klein al borde de la carretera. Desvíate de la carretera principal, sube por el camino polvoriento y entra en este bohemio lugar. El propietario, Françoise Pialoux, ha restaurado la finca convirtiéndola en un escondite acogedor, relajante, pero sofisticado. Tiene dos piscinas, un spa, y una enorme cocina en el jardín, mientras que el resto está lleno de palmeras enormes y suculentas bungavillas. Junto a su equipo (y su perro Zia) Françoise te ofrecerá una experiencia inolvidable que te hará regresar a Ibiza una y otra vez.

Atzaro introdujo el agroturismo en el mapa gracias a su impresionante granja convertida en un hotel de lujo uniendo los estilos indio e ibicenco, y al mejor spa de la isla. Atzaro es más que un hotel; es un centro cultural donde se celebran festivales de DJs y exhibiciones de arte. Si te gusta la música, el Ibiza Rock House en Pike (el primer hotel rural de Ibiza) podría ser perfecto para ti. Desde luego el agroturismo no escasea en glamour al haber sido el escenario del vídeo de Wham´s Club Tropicana o el lugar de celebración de la 41ª fiesta de cumpleaños de Freddy Mercury.

5. FORMENTERA

Boat near the coast of Formentera, Balearics

La que fue una vez la pequeña y tímida hermana de Ibiza se ha hecho mayor, y ahora su propio encanto le diferencia de su hermana. Formentera está llena de increíbles clubs de playa, buenas vibraciones y las mejores playas del Mediterráneo, sin olvidar un restaurante con estrella Michelin.

Un corto trayecto en barco desde Ibiza, la blanca arena y el agua turquesa de Formentera le hacen la competencia al Caribe. Es fácil llegar a la pequeña isla en bus, taxi o bicicleta gracias a sus carriles bici. Alquila una bicicleta en el puerto La Savina y pedalea hasta Es Cavall d´en Borras, donde el agua es cristalina y la arena blanca, el material con el que se hacen las vacaciones de ensueño. Si tienes ganas de vivir aventuras, continúa y explora las dunas y los pequeños pueblos de esta soleada isla.

En los 60 y 70, el espíritu libre de los peluts llegó hasta esta isla para quedarse. Joni Mitchell escribió aquí Azul, y Bob Dylan arregló un faro. Pese a que a día de hoy tengas más probabilidades de ver a Kate Moss en La Mola, todavía puedes vivir el rollo hippy. Pedalea hasta San Fernando de ses Roques hasta el antiguo punto de encuentro de Dylan, Fonda Pepe, un bar donde Hendrix tocó en una sesión jam, y que ahora atrae a locales y turistas, donde sirven pomadas (ginebra con limón).

¿Tienes alguna sugerencia para la lista? Tweeteanos a @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook.

Cathy McFadden Nacida en Belfast y actualmente con residencia en Manchester, Cathy heredó su amor por los viajes de su padre. Desde su primera aventura en Interrail hace 30 años, a Cathy siempre le ha encantado explorar y escribir sobre sus viajes por Europa, Norteamérica, África y Asia.