Hacerse entender por el mundo cuando el inglés no es una opción

20 de febrero, 2017

Recorriendo el mundo, el inglés es una salida universal que nos puede ayudar muchísimo. Pero a veces, esa opción no existe y tenemos que encontrar la manera de hacernos entender. Te contamos cómo.

Si has llegado hasta aquí es porque te gusta viajar, y en ese caso estamos seguros de que sabes apreciar la importancia de las distintas lenguas en cada lugar. Un idioma es lo que realmente le da esencia a un destino y lo que nos ayuda a conectar con los habitantes locales.

Pero dicho esto, y siendo realistas, cuando viajamos a lugares remotos, aunque intentemos aprender las palabras básicas para hacernos entender, acabamos utilizando mayoritamente el inglés como lengua universal.

Pero... ¿qué hacemos cuando viajamos sin saber inglés o cuando la persona local no habla inglés? En ese caso, lo mejor es echarle imaginación, ganas y, si es necesario, un poco de teatro y morro.

Aquí te dejamos nuestros mejores consejos para conseguir hacerte entender en un país extranjero cuando el inglés no es una opción:

1. Las tecnologías son tus amigas

Hacerse entender por el mundo cuando el inglés no es una opción - Las tecnologías son tus amigas

A día de hoy, la mayoría de viajes que hacemos van acompañados de gadget tecnológicos: portátil, GPS y por supuesto, móvil.

El teléfono móvil es una extremidad más de nuestro cuerpo y esto a veces puede jugar a nuestro favor, ya que hoy en día existen varias aplicaciones que realizan las tareas de un traductor simultáneo.

Dos de nuestras favoritas son iTranslate y WordLens. La primera de ellas, traduce simultáneamente un discurso de hasta 16 idiomas y en su versión de pago permite incluso conectar dos dispositivos para traducir simultáneamente una conversación. La segunda, sin embargo, traduce los textos escritos. Tenemos que tener en cuenta que a nivel gramatical puede ser muy difícil que la aplicación llegue a poder darle sentido sintáctico a una frase, pero puede resultar extremadamente útil para traducir palabras sueltas o sacarnos de un apuro.

Además, de estas dos aplicaciones, podemos encontrar otras más en el mercado cono Speak and Translate, Skype Translator, Say Hi o Google Traductor.

¿Has usado alguna de ellas mientras viajas?

2. Inventos: Una ayuda a mano

Hacerse entender por el mundo cuando el inglés no es una opción - Inventos: Una ayuda a mano

Imagínate: un destino paradisíaco, un lugar precioso con un atardecer de película. Y ahí estás tú, sin conseguir comunicarte con ningún local que te diga donde poder cenar algo. El inglés no es una opción y tu mímica no da resultados. En ese caso, lo mejor puede ser hablar por iconos.

Y eso es lo que debieron pensar los creadores de IconSpeak cuando crearon su línea de camisetas y complementos con iconos para lograr comunicarte con tu entorno sin tener que mediar palabra. ¿Y por qué no?

El móvil puede ser también un gran invento a tener a mano. Y no, no nos referíamos a tu teléfono con conexión a internet o las aplicaciones que antes mencionábamos, nos referimos a un teléfono que nos puede ayudar a comunicarnos, por ejemplo, cuando apuntamos el nombre de una calle en el bloc de notas. De esta manera, entenderán a donde queremos dirigirnos, aunque no seamos capaces de pronunciar el nombre de la calle.

En Asia, por ejemplo, donde la cultura del regateo está a la orden del día, la calculadora del móvil puede ser tu mejor soporte para dejar bien claro a tu interlocutor cuanto es lo máximo que va a pagar.

Foto vía Facebook IconSpeak.

3. Mímica y teatralización

Hacerse entender por el mundo cuando el inglés no es una opción - Mímica y teatralización

Este recurso es uno de lo más socorridos y, generalmente, al que recurrimos incluso a veces sin ser conscientes de ello. Tratamos de ponerle empeño a la conversación y de hacernos entender; y si para ello tenemos que imitar a una gallina para que el camarero entienda que lo que queremos en nuestro curry es pollo, lo hacemos.

Como consejo te diremos que si te vas a lanzar a la piscina te lances del todo, una teatralización a medio camino no nos lleva a ningún lado. Si la vergüenza te para, probablemente acabes medio explicándote y no conseguirás hacerte entender, así que si necesitas gesticular y hacerte entender, deja la vergüenzas y márcate el papelón de tu vida. Total... "aquí nadie nos conoce".

#TravioorTip: es importante que, si viajamos a un país con culturas distintas, tomemos nota de algunas de las tradiciones más comunes o de las normas sociales del lugar. Ciertos gestos no tienen el mismo significado en un país y en otro e incluso se pueden tomar como una ofensa. Ahórrate un mal rato informándote previamente.

4. No por gritar te van a entender mejor

Hacerse entender por el mundo cuando el inglés no es una opción - No por gritar te van a entender mejor

Una cosa es querer que te entiendan, y otra cosa es gritar. A menudo, cuando la comunicación no está fluyendo, los nervios nos llevan a levantar la voz con la intención de que nos entiendan mejor.

Pero, por el contrario de lo que creemos, el hecho de hablar más alto puede generar nerviosismo en la conversación y eso hará que entendernos resulte aún más difícil. 

5. La sonrisa como lenguaje universal

Hacerse entender por el mundo cuando el inglés no es una opción - La sonrisa como lenguaje universal

Recuerdo perfectamente unas casetas en una desierta playa de Myanmar en las que me aloje unos días. Los propietarios del “alojamiento” eran dos hombres; uno tailandés y el otro birmano. Ninguno hablaba el idioma del oro y su conocimiento de inglés se reducía a palabras sueltas, pero sonreían mucho. Y ¿sabes lo mejor? ¡Se entendían! E incluso a veces, ¡nosotros les entendíamos!

Se trata de un claro ejemplo de que, si queremos entendernos, lo hacemos. Y la sonrisa, sin duda es un gran recurso en esos casos.

Así que, si estás deseando lanzarte a viajar por el mundo, no dejes que el idioma sea un freno. Pon tu mejor sonrisa, anímate a chapurrear alguna palabra del idioma local y sobretodo, deja las vergüenzas fuera.

Y tú, ¿Conoces algún otro truco para viajar por el mundo y hacerte entender? Compártelo con nosotros en nuestro twitter @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.