El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad

2 de marzo, 2017

Que no te den gato por liebre. La paella valenciana no es cualquier paella y para saborear el 'oro valenciano' tienes que saber a dónde ir. Toma nota de nuestra selección de restaurantes a visitar antes de que 'se te pase el arroz'.

Hablar de Paella a día de hoy es un deporte de riesgo, y sobre todo cuando la que escribe no es valenciana. Este plato parece estar viviendo un tiempo de especial popularidad (si es que alguna vez la perdió) gracias a varios factores: primero la campaña creada para incluir el emoji de la paella en Whatsapp, y después por las incesantes aberraciones que chefs internacionales están haciendo con la paella (recordemos la última polémica que vino de la mano del chef británico Jaime Oliver que se atrevió a añadir chorizo a este plato valenciano).

Y es que no, no todo lo que vemos en los bares es paella. O al menos, no es paella valenciana. Los ingredientes de la paella valenciana tradicional son aquellos que los "pageses" o agricultores tenían a mano: conejo o pollo, judías, garrofón, tabella, ferraura, tomates, agua y aceite.

Ahora que tenemos esto claro, vamos a ver algunos de los mejores lugares para degustar una auténtica paella valenciana en Valencia. ¡Vamos a ello!

1. Duna

El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad - Duna
  • ¿Dónde?: Paseo Pintor Francisco Lozano. El Saler.
  • Página web

Su punto fuerte, además de su gran mano con los arroces, es su privilegiada ubicación en el parque natural de La Albufera. Junto al mar y rodeado de dunas naturales, podrás degustar una de las mejores paellas de la provincia. La arrocería Duna es un local amplio, luminoso y elegante y se caracteriza por la calidad de sus entrantes y postres caseros. El precio es un poco más elevado que la media.

foto vía página Facebook de Arrocería Duna.

2. Casa Carmela

El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad - Casa Carmela
  • ¿Dónde?: Isabel de Villena 155, Malvarrosa.
  • Página web

Situado en la playa de la Malvarrosa, tendrás que sacrificar las vistas al mar si quieres disfrutar de su arroz, pero creemos que merece la pena.

Casa Carmela comenzó siendo una barraca que servía de cambiador a los bañistas de la playa de la Malvarrosa, allá por los años 20. Hoy en día es un restaurante tradicional, muy grande, con varios salones, camareros de libreta y boli a mano y sobre todo muy familiar e ideal para ir con amigos. Su cocina trata de aproximarse al máximo a la cocina de toda la vida y es por ello que las paellas se hacen al fuego con leña de madera de naranjo.

Otra de sus características es la delgadísima capa de arroz de la que están hechas sus paellas, ideal para los amantes del “socarrat”.

Te aconsejamos reservar mesa en su bonita terraza para poder degustar el arroz que lo hacen a fuego lento en leña y se recomienda comer directamente de la paella y con cuchara de madera.

foto vía página web Casa Carmela.

3. Pepica

El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad - Pepica
  • ¿Dónde?: Playa de la Malvarrosa.
  • Web

Se trata de uno de los restaurantes con mayor solera de Valencia y con mas antigüedad, ya que La Pepica fue creada en 1898 a los pies de la playa de la Malvarrosa. Son muchos los personajes célebres que se han sentado a degustar su famosa paella como Ernest Hemingway, Ava Gardener o Manolete. 

foto vía VisitValencia.com

4. Casa Roberto

El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad - Casa Roberto
  • ¿Dónde?: Carrer del Mestre Gozalbo, 19, Valencia
  • Página Web

Este establecimiento es la clara muestra de que para comer una buena paella no es necesario tener que ir a la playa. Casa Roberto se ubica en el centro de la ciudad, muy cerca de la zona comercial, y sirve una de las paellas más famosas de Valencia desde 1986.

En este establecimiento no existe carta y son los propios camareros los que te cantan los productos del menú. Se caracteriza por su producto bueno y fresco, y eso se nota también en el precio.

Debido a la fama de este local es posible que te encuentres con alguna que otra celebridad que ha aprovechado su paso por Valencia para catar esta paella.

foto vía página web Casa Roberto.

5. El velero

El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad - El velero
  • ¿Dónde?: Paseo Marítimo Playa del Pinedo, 8. Valencia
  • Página Web

Y de la ciudad y el bolsillo holgado, nos vamos hasta la playa a un lugar para presupuestos más ajustados. El Velero está ubicado en la Playa del Pinedo, en uno de esos edificios en los que casi puedes comer con los pies en la arena.

Puede que la oferta gastronómica no te sorprenda en exceso comparando con el resto de los establecimientos, pero si hay algo que te puede dejar con la boca abierta es su famoso arroz de cangrejo que llevan cocinando desde 1962.

foto vía página web El Velero

6. La Riuà

El sabor de Valencia: Dónde comer las mejores paellas de la ciudad - La Riuà

Esta arrocería es un espacio recargado de estilo típicamente valenciano con botijos de barro, platos decorando las paredes y coloridas baldosas. El ambiente íntimo y familiar de La Riuà esconde una destreza en la cocina que les ha llevado a ser los ganadores de numerosas distinciones como el 1ª Premio al Mejor Arroz a Banda de 1988 o el 2 premio Internacional de la Paella Valenciana de Sueca en 1994.

Este céntrico restaurante ofrece, además de la tradicional paella, otros arroces como el de sepia y coliflor, o el de puntilla con ajos tiernos y habas.

Has de tener en cuenta que este restaurante abre a las 14:00 y que, si no reservas mesa, es muy probable que te quedes sin sitio, aunque el lugar es más amplio de lo que parece en un principio.

foto vía página web de La Riuà.

Y tú, ¿has probado la paella en Valencia? ¿cuál es tu favorita? Si nos hemos dejado tu restaurante favorito no dudes en contárnoslo. Tweeteanos a @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook. 

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.