Donde fueres, haz lo que vieres: Consejos para viajar localmente

14 de diciembre, 2016

Los mejores 'souvenirs' de un viaje son las experiencias que vives. Y para ello, nada como mezclarse con la gente local para enriquecer tu viaje.

Cuando emprendes un viaje, tienes dos opciones: adaptar la ciudad o el país de destino a tu zona de confort o ser tu quién se adapta al entorno. En Travioor pensamos que el verdadero beneficio de viajar, además de disfrutar de lugares de ensueño, es conocer la cultura, mezclarse con los locales y vivir experiencias que nos harán conocer lo que de verdad es ese destino.

Si bien es cierto que hay gente a la que no le cuesta nada mezclarse con la gente local cuando viaja, también hay otro tipo de personas a las que les gusta más seguir a rajatabla las guías de viaje o simplemente les cuesta un poquito más 'soltarse la melena' y dejarse llevar.

Vale, a lo mejor lo disfrutas a tu manera, de eso no hay duda. Pero, ¿tiene algún sentido recorrer miles de kilómetros para acabar tomando café en la misma cadena de cafeterías que hay en tu ciudad? Nosotros pensamos que no, y por eso te vamos a dar una serie de consejos para que en cuestión de días acabes siendo una celebridad local allá donde vayas.

1. Mantente abierto a otras opciones

Donde fueres, haz lo que vieres: Consejos para viajar localmente - Mantente abierto a otras opciones

Lo primero de todo, y posiblemente lo que más difícil te resulte si nunca lo has hecho, es mantener una actitud abierta a posibles cambios y sugerencias. Ser precavidos está bien, muy bien, y es necesario hacer caso al instinto natural, pero en ocasiones estamos tan ocupados protegiéndonos de posibles peligros fantasmas que nos cerramos las puertas a oportunidades que se nos puedan estar planeando. Por ejemplo, si viajas por Asia es habitual que los lugareños estén encantados de invitarte a tomar algo o incluso a su casa a cenar. No te cierres en banda, sopesa la situación y, por supuesto, no hagas nada que te parezca peligroso, pero ¿qué tal si empiezas por compartir una taza de té con ellos en un bar? Estamos seguros que se darán conversaciones que no tienen precio, ¡Disfrútalas!

2. Implicarte con la cultura local

Donde fueres, haz lo que vieres: Consejos para viajar localmente - Implicarte con la cultura local

No hay mejor forma de llegar a conocer a locales que a través de su cultura y sus costumbres. E igualmente, no habrá una manera de sentirse más desconectado que mostrar una total indiferencia por su historia y su herencia.

No te pedimos que te realices un máster en historia, pero lee brevemente sobre las normas básicas que influyen por ejemplo en los saludos, propinas, religión, tradiciones… Estamos seguros que si los locales te ven mostrar un poco de interés estarán encantados en explicarte y acompañarte en tu viaje.

Otro 'truquito' que arranca sonrisas, generalmente, es aprenderse un par de palabras en el idioma local. Eso siempre ayuda a romper la barrera entre turista y local, aunque el idioma con el que vayamos a continuar sea el inglés.

3. Duerme en casas locales y ¡gratis!

Donde fueres, haz lo que vieres: Consejos para viajar localmente - Duerme en casas locales y ¡gratis!

Internet es una herramienta que se ha convertido en un indispensable a la hora de organizar viajes; nos ayuda a conseguir los vuelos, hoteles, es fuente inagotable de información… y ahora, además, también nos ayuda a viajar de una manera más local.

Una de las herramientas que todos los viajeros deberían conocer ya es CouchSurfing. Se trata de una comunidad de viajeros que están dispuestos a ofrecer su sofá (de ahí originariamente el nombre) o un espacio en su casa para que otros viajeros de alrededor del mundo puedan dormir ahí gratuitamente.

Con 4 millones de usuarios al año, esta web es una herramienta fundamental para el viajero porque además organizan eventos locales en ciudades y ofrecen, a fin de cuentas, un intercambio cultural entre personas con los mismos gustos y aficiones: principalmente viajar.

4. Aprovecha las nuevas opciones

Donde fueres, haz lo que vieres: Consejos para viajar localmente - Aprovecha las nuevas opciones

Y si seguimos hablando de las infinitas posibilidades que nos da internet nos gustaría mencionar al menos un par de plataformas que creemos que son de gran utilidad.

Disfruta de experiencias auténticas gracias a plataformas como Eatwith o Trip4real. La primera de ellas, se trata de una plataforma en la que locales se ofrecen para servir un menú, una cena, un brunch, un desayuno o cualquier tipo de aperitivo en su propia casa. En este caso la reunión es previa reserva y previo pago, pero se ofrece la posibilidad de degustar la auténtica comida local, conocer a gente, disfrutar de un entorno único e íntimo… Nos parece una opción muy interesante.

Y previo pago es como funciona también la segunda plataforma que comentábamos, Trip4real. Se trata de una plataforma en la que residentes locales venden experiencias para los viajeros. La idea es que, a cambio de unos euros, una persona local o al menos residente de la ciudad, te acompañe a realizar actividades en esa ciudad como lo harían ellos, evitándote así las trampas para turistas. Es decir, como si tuvieras un amigo que te enseña la ciudad en cada lugar que visitas. Además, las experiencias son de lo más variado: catas gastronómicas, paseos, museos, rallys fotográficos…

Otra muy buena herramienta para aquellos viajeros que se mueven con un presupuesto más ajustado o que no quieren viajar solos, son las herramientas para compartir coche. Blablacar es una herramienta pensada para este fin que ya tiene presencia en 12 países así que, ¿Qué mejor manera de compartir gastos mientras viajas acompañado? A lo mejor lo que empezó en unas horas de coche acaba en una bonita amistad.

 

Y tú, ¿Qué otras herramientas utilizas cuando viajas? ¿Te gusta mezclarte con los locales o prefieres seguir dentro de tu comodidad? ¡Cuéntanoslo! Tweeteanos a @TravioorES déjanos un comentario en nuestro Facebook.

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.