Descubriendo Asturias: 5 días de ruta por los pueblos y ciudades del Principado

4 de mayo, 2017

Montañas, paisajes naturales, gastronomía deliciosa, bonitas playas y ciudades con encanto... Asturias lo tiene todo. ¡Descúbrelo!

Si nunca has estado en Asturias de vacaciones y estás planeando hacer una visita, me veo en la obligación moral de avisarte de que, muy probablemente, se convierta en uno de tus lugares favoritos para realzar una escapada o unas buenas vacaciones en toda regla.

Y es que si Asturias no lo tiene todo, no debe andar demasiado lejos: un destinos sin aglomeraciones, con kilómetros increíbles de costa agreste y acantilados de película, playas escondidas, una amabilidad acogedora y una gastronomía para chuparse los dedos.

¿Se te están poniendo los dientes largos? Pues hoy vamos a realizar un pequeño recorrido por los imprescindibles asturianos. Anímate y descubre sus paisajes con nosotros, y si no es tu primera vez, no pasa nada, siempre es buen momento para “volver al paraíso”.

1. Día1: Llanes, Playas secretas y Ribadesella

Descubriendo Asturias: 5 días de ruta por los pueblos y ciudades del Principado - Día1: Llanes, Playas secretas y Ribadesella

Empezamos nuestro recorrido asturiano por Llanes. Si bien esta localidad es una de las más turísticas (especialmente en verano), no puedes dejar de conocerla para poder disfrutar de su encanto que ha sabido mantener gracias al casco medieval, su casco marinero, su parte indiana y sus increíbles paisajes que le han valido ser escenario de más de una película (entre ellas El Abuelo y el Orfanato).

Pasea por este encantador pueblo y dirígete hasta el Paseo de San Pedro, justo al borde del mar, que es uno de los paseos más bonitos de Asturias y no dejes de ver los tan fotografiados en instagrameados Cubos de la Memoria, una obra del artista vasco Agustín Ibarrola.

Pero si por algo es conocido Llanes, es por las increíbles playas que acoge en su comarca. Entre las más conocidas, la curiosa playa de Gulpiyuri.  Esta diminuta playa se encuentra entre Llanes y Ribadesella y, a pesar de no llegar a los 50 metros de longitud, es de una belleza inigualable ya que se ubica en pleno campo y el agua de su “playa” se filtra a través de un túnel que hay entre las rocas. Por eso mismo ha sido declarado Monumento Natural. Debes de tener en cuenta que, si bien no es demasiado fácil de encontrar, a día de hoy se ha convertido en todo un reclamo turístico y si la visitas en fechas vacacionales será imposible encontrar un sitio.

Si tus vacaciones son en una época vacacional y te encuentras la playa de Gulpiyuri a rebosar, no dejes que la tristeza y la desilusión te invadan porque Llanes tiene un montón de playas más con las que aliviarte como la Playa de Toró, la Playa de San Antolín, la Playa de Poo, La Playa Barro… ¿Nuestra recomendación? Una vez que estás allí acércate hasta la bonita playa de la Cuevas del Mar, en Nueva Llanes. Esta playa debe su nombre a las rocas que horadas por el mar, forman la playa. Se trata de una playa ubicada en la desembocadura del río Cuevas que está salpicada por enormes formaciones rocosas que dejan al descubierto cuevas y túneles. Además, en esta playa podemos aprovechar para hacer un parón y picar algo en el Chiringuito de las Cuevas del Mar. Si bien mantiene el alma de chiringuito de toda la vida, podrás probar algunos platos más que recomendables mientras disfrutas de las vistas y del ambiente chill out.

Nuestra siguiente parada en este primer día será Ribadesella. Ubicada a solo media hora en coche de Llanes, este nombre te suena y a lo mejor no sabes por qué. Pues lo cierto es que te podría sonar por muchas razones pero estamos casi seguro que será por el famoso Descenso del Sella.  El descenso más conocido con “les piragues” es una fiesta que se realiza en Ribadesella y que genera mucho revuelo y grandes cantidades de turistas con ganas de pasarlo bien. Pero, durante el resto del año, Ribadesella es una comunidad bastante tranquila en la que poder pasear por su casco histórico o acércanos hasta el paseo marítimo a ver las mansiones que los indianos construyeron en su día frente al extremo de la playa de Santa Marina. Las cuevas de Tito Bustillo también son otra buena opción de visita en esta localidad.

Si el hambre va notándose, podemos elegir entre una gran variedad de bares y restaurantes para dar por  finalizada la primera jornada, entre ellos: La talamera gastro (especialmente para celiacos), el restaurante Arbidel (para bolsillos más holgados y amantes de la alta cocina) o la Sidrería Texu (para el menú asturiano tradicional). 

2. Día 2: Cangas de Onis y Lagos de Covadonga

Descubriendo Asturias: 5 días de ruta por los pueblos y ciudades del Principado - Día 2: Cangas de Onis y Lagos de Covadonga

Para comenzar este segundo día de nuestra ruta nos vamos a ir hacia Covadonga. El conjunto de Covadonga es el origen del Parque Nacional de los Picos de Europa, el primero de los Parques Nacionales. En 1918 fue declarado espacio natural protegido.

En la Montaña de Covadonga podemos visitar el Santuario y los Lagos. De camino a los Lagos, en medio de la verde montaña, encontramos El Santuario. A día de hoy, y debido a la importancia de Covadonga en España, el santuario se ha convertido en todo un símbolo.

Frente al santuario encontramos la Santa Cueva, excavada en la roca, encima de una cascada de agua, donde reside la patrona desde hace más de 1.3000 años. Además, el complejo incluye un Museo con grabados, pinturas y objetos relacionados con la historia del museo.

Dejamos atrás esta primera parte del monte y cogemos el coche para dirigirnos a los Lagos de Covadonga. Si te ves muy animado o extra-fuerte, también puedes realizar la subida a pie o en bicicleta.

Una vez arriba, nos encontramos los dos lagos que forman parte del parque de Covadonga y están dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. Estas lagunas glaciares están formadas por los lagos Enol y La Ercina y un tercero, más pequeño, el Bricial que solo tiene agua cuando se produce el deshielo.

Si nunca has estado en los Lagos de Covadonga estamos seguros de que no te dejarán indiferente y, si eres un amante de la fotografía, desde luego este es un lugar ideal para disparar fotografías. Una vez arriba, junto al lago La Ercina, hay un bar en el que poder sentarnos a descansar tras la subida y puede que este sea el momento ideal para aprovechar a picar algo. Otra muy buena opción, es tirarnos en la hierba y disfrutar de un picnic casero.

Hacemos una foto mental de este precioso paisaje y nos volvemos al coche para bajar hasta Cangas de Onís. Esta población es la más cercana a Covadonga, y por lo tanto, es muy turística ya que la mayoría de los viajeros realizan su parada previa o posterior en esta localidad. Además, son muchos los que eligen Cangas como campamento base de sus vacaciones para posteriormente visitar otras localidades. Así pues, es un pueblo en el que las casas de alquiler y alojamientos y restaurantes son muy comunes y podemos sentir el ambiente en las calles.

Dirígete hacia el puente romano para ver el símbolo de Cangas. Este puente de 1.300 está al inicio del pueblo, sobre el río, y en él cuelga la cruz de la Victoria. Saca tu móvil porque si hay algo que grite en tu Instagram “ya estoy en Asturias” esa, es esta foto.

Además, pasear por sus calles, especialmente las más próximas al río, y mirar las casas es todo un espectáculo gracias a las bonitas casas de los indianos, la más llamativa la más importante es la de Soto Cortés, del año 1.700. Si te interesa el románico, has de conocer la ruta que va desde Arrionada hasta la cercana zona de Cabrales, y si lo tuyo son los yacimientos arqueológicos, no dejes de acercarte a la Cueva de Buxu o la de Guelga del paleolítico.

Como ves, hay planes para todos los gustos y muchas cosas que puedes hacer. Pero lo que sí o sí tienes que hacer en Cangas de Onís, además de beberte unos culines de sidra, es cenar en la Sinfonería, un local con el encanto de lo auténtico en el centro y con un buen saber hacer en la cocina que no pasa desapercibido para nadie, así que te recomendamos reservar. Las croquetas de cabrales y el cachopo son de prueba obligada.

3. Día 3: Mirador de Fitu, Lastres y Gijón.

Descubriendo Asturias: 5 días de ruta por los pueblos y ciudades del Principado - Día 3: Mirador de Fitu, Lastres y Gijón.

Queremos acabar este tercer día en Gijón, así que con el fin de poder aprovecharlo lo máximo posible, os proponemos despertaros pronto y tras desayunar lanzarnos a la carretera porque si bien nuestro primer destino del día será Lastres, queremos parar en el camino para disfrutar del Mirador del Fitu.

Este Mirador está ubicado a unos 18 kilómetros de Cangas de Onís, y si bien antiguamente por aquí trascurría la calzada romana, a día de hoy podemos encontrar un mirador que se asemeja a un platillo volante que nos ofrece una visión panorámica de la Reserva Natural de Sueve, el Parque Natural de Ponga y el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Este cazu (como lo conocen los locales) se inauguró en 1927 con la idea de que los turistas pudiesen alcanzar la mejor experiencia sin árboles de por medio, para ello, hubo numerosas donaciones y aportaciones que llegaron desde todo el Principado, así como la aportación de materiales de varias empresas de construcción de la zona. Tú no hace falta que dones nada más que una foto increíble a tus seguidores de Instagram.

Desde allí nos dirigimos a Lastres, un pueblo costero ubicado a 16 kilómetros. Decimos que es un pueblo costero y no mentimos, pero lo cierto es que Lastres es más que eso; es el honorable ganador del título al pueblo más bonito de España (y sí, también es el pueblo donde se grabó la serie del Doctor Mateo). Lo que le ha hecho merecedor de este premio son sus empinadas y empedradas calles que marcan el pueblo en un río de subidas y bajadas de turistas que buscan perderse y fotografiar los distintos rincones que esta villa marinera esconde. Pasea por su casco histórico y sueña con vivir en alguna de esas bonitas casas pesqueras, baja hasta el puerto para poder ver lo que fue el centro de la vida de la ciudad y si tienes suerte, podrás presenciar la subasta de pescado en las lonjas del puerto.

Otra curiosa visita que tiene este pueblo es el Museo del Jurásico, donde podrás aprender más sobre el paso de los dinosaurios por Asturias, ¡incluso se conservan algunas huellas de dinosaurio marcadas en piedra el aire libre!.

Lastres lo tiene todo: un pueblo bonito, historia pesquera, un bonito faro, bonitas playas (a playa de Lastres y la playa de Colunga) y buena gastronomía.

Estamos seguros que, para estas horas, el hambre empieza a apretar y lo cierto es que no podía habernos pillado en mejor sitio ya que en Lastres está uno de nuestros clásicos asturianos favoritos: El Descanso. Un restaurante clásico ubicado en lo alto de la playa de Colunga que además cuenta con un comedor arbolado al aire libre. Se trata de un lugar sin pretensiones en el que probar la gastronomía asturiana más real y casera. Los locales, y cada vez más turistas, lo saben y por eso es recomendable reservar tu mesa. Si los visitas, estamos seguros de que disfrutarás con todo pero no puedes dejar de probar el bonito en rollo. Ya nos darás las gracias. 

Con la tripa llena nos vamos hacia el coche y nos ponemos en dirección a Gijón, a una media hora de Lastres.

Dependiendo la hora a la que lleguemos a Gijón, una buena idea sería darnos un paseo desde el Paseo de Begoña, donde se encuentra el Teatro Jovellanos, hasta llegar a la próxima Iglesia de San Lorenzo y a la plaza de San Miguel. Desde allí podemos seguir caminando dirección al mar hasta llegar a la Escalerona, conocida por ser la escalera de acceso a la playa más grande. Aquí podrás disfrutar de una de las vistas más reconocibles de la ciudad con la playa de San Lorenzo hacia la derecha y la Iglesia de San Pedro hacia la izquierda. Esta zona siempre suele estar animada con atrevidos bañistas y música en directo. Camina hasta el Cerro de Santa Catalina para ver el Elogio al Horizonte y disfrutar de las bonitas vistas.

Si la tarde se nos va echando encima te recomendamos pasear por las animadas calles de Cimadevilla donde los bares inundan las calles y tomar unas sidriñas o unos vinos puede ser una manera ideal de acabar el día y de picar algo ya que los bares en Gijón sirven tapas gratuitas y de pago.

4. Día 4: Gijón y Cudillero

Descubriendo Asturias: 5 días de ruta por los pueblos y ciudades del Principado - Día 4: Gijón y Cudillero

Amanecemos en Gijón y nos desperezamos con un buen paseo por el puerto deportivo, la Playa de Hueso y el Aquarium. Para volver, pasearemos por el centro y podemos tomar un cafecito de media mañana en la Plaza Mayor o alguna de sus calles aledañas, como la Calle San Bernando. Nos queda claro que esta ciudad todavía tiene mucho que ofrecernos pero en esta ocasión vamos a dejar ya la ciudad, no sin antes visitar, por supuesto, la Universidad Laboral. Se trata de la obra arquitectónica más importante realizada en el siglo X en Asturias debido sus 270.000 metros. Durante un tiempo fue el edificio más grande de España.

Cogemos el coche y nos dirigimos a Cudillero, a 54 km de Gijón. Seguro que este antiguo pueblo de pescadores te enamora. Si cuando llegas su vista de casas coloridas orientadas al mar como un anfiteatro te suena no te asustes, no estás teniendo un deja-vu si no que seguramente habrás visto una foto de Cudillero en Internet ya que es uno de los pueblos más fotografiados y, desde luego, una imagen de postal que se suele utilizar para hablar de la costa asturiana.  

Los hay quienes visitan este tranquilo pueblo como parte de un recorrido por solo unas horas, pero si puedes, nuestra recomendación es que por lo menos te quedes una noche para poder disfrutar completamente de la experiencia de vivir en un pueblo asturiano marinero.

Si llegas a media mañana, aparca el coche y date un paseo de reconocimiento. Camina las calles hacia arriba o pasea por la zona del puerto. Cuando apetezca hacer un descanso acércate hasta la plaza del pueblo y elige entre las numerosas opciones gastronómicas que te ofrecerán a cada paso. Acércate hasta Casa Julio si te apetece probar unas sidrinas y unas tapas en un ambiente de los más animado. Por la tarde, te proponemos que realices un recorrido por toda la zona cercana al pueblo para disfrutar de sus preciosos acantilados y de algunas de sus bonitas y tranquila  playas: Playa Gueirúa, Playa del Silencio, Playa BocaMar, Playa de la Concha de Artedo, Playa Ballota…

Al anocher la vida vuelve a la plaza del pueblo y es la ocasión perfecta para seguir disfrutando de la gastronomía costera asturiana. Un buen sitio para hacerlo puede ser Casa Mari Restaurante.

5. Día 5: Oviedo

Descubriendo Asturias: 5 días de ruta por los pueblos y ciudades del Principado - Día 5: Oviedo

Para este ultimo día, nos despedimos del mar y nos montamos en el coche para dirigirnos a la ciudad de Oviedo, situada a 57 km.

La capital de Asturias, la ciudad que robo el corazón del cineasta Woody Allen, representa la parte más urbanita y cultural del Principado. Si queremos visitar esta ciudad en un día podemos pasear por el Casco Antiguo y admirar la Catedral, la Cámara Santa además de algunas iglesias y conventos como el de Pelayas, o Museos como el de Bellas Artes o el Arqueológico.

Al mediodía podemos acércanos hasta la calle Gascona, más conocida como el Boulevard de la Sidra, que está salpicada de calles y bares donde disfrutar de la gastronomía y la sidra local.

Si a la tarde te apetece mirar alguna tienda o llevarte un souvenir de tu escapada asturiana, dirígete a Uría; una calle que es el claro ejemplo de cómo ha evolucionado la ciudad en el siglo XX. Además, puedes acercarte hasta un espacio verde muy conocido de la ciudad el Campo San Francisco.

Llegados a este punto os recomendamos hacer un parada para comer. Un buen lugar para hacerlo es la Corte de Pelayo.

Con el estómago satisfecho, vamos a conocer la Ciudad del Arte y los Premios Princesa de Asturias. Un ejemplo de arte prerrománico - declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO- contemporáneos, esculturas….

 

¿Ha visitado Asturias? ¿Crees que hay algún pueblo imperdible que tenemos que sumar al recorrido? Tweetéanos a @TravioorES o déjanos un comentario en nuestro Facebook y cuéntanos tu experiencia en cualquiera de estos lugares. 

Monika Goikoetxea Comunicadora de profesión y viajera de vocación. Tras haberse movido lo que ha podido dentro de Europa, decidió que era el momento de liarse la manta a la cabeza y la mochila a la espalda y embarcarse en un viaje que le llevó a viajar siete meses entre Australia y el sudeste asiático. Siempre planeando una nueva aventura.