Cómo aprovechar 48 horas de fin de semana en Viena

14 de marzo, 2017

Desde probar las especialidades locales más deliciosas y los lugares dónde encontrarlas, hasta los mercados de invierno o los sitios dónde tomar en sol en el Danubio. Daniel Cole nos cuenta qué ver y hacer en un fin de semana exprés en Viena.

El paraíso de los Habsburgo de Viena es una mina de oro cultural, con un gran bagaje histórico e impresionante arquitectura que hará que retrocedas cientos de años. Es fácil visitar la capital austriaca y pasar horas interminables dentro de diversas galerías y museos que hacen de la ciudad un sitio increíble, pero cuando se trata de pasar un fin de semana exprés, es importante sacarle el máximo partido a la Ciudad de los Sueños, así que planea tu viaje de manera que puedas disfrutar de lo que las tradiciones de esta ciudad ofrecen.

1. Recorre las calles de Viena

View from above Stephansplatz in Vienna, Austria

Pese a que está todo bien conectado gracias al metro, puedes aprovechar para ir andando y descubrir este centro cultural de artes, ciencias y música a pie en un tour organizado.Comienza tu aventura en la plaza Sthephansplatz, donde se encuentra la Catedral de San Stephen, que fue construida en el 1147 y que se trata de uno de los edificios más altos de Europa. Échale un vistazo a la altamente valorada The Guesthouse Vienna  antes de ir a Karlsplatz, una plaza en la que están las iglesias barrocas más bonitas de la ciudad.

Detrás del barrio MuseumsQuartier puedes encontrar el Museo de Historia del Arte, localizado en el sistema de Anillos del interior de la ciudad, donde también verás el Parlamento, la Universidad de Viena, el teatro Burgtheater y la Biblioteca Nacional. Una vez que hayas pasado horas admirando estas maravillas, dirígete al mercado Naschmarkt para disfrutar de una opulenta selección de puestos de comida, donde encontrarás una gran variedad de delicias desde Asia hasta España, y más, con muchas muestras gratuitas (ten en cuenta que la mayoría de los puestos cierran pronto, sobre las 5 p.m, y los domingos el mercado no abre). Si después de tanto andar no estás cansado, entonces tal vez deberías considerar hacer un paseo guiado a través de los parajes que hicieron del clásico Grahan Greene de 1949, protagonizada por Orson Welles, un gran éxito. En el corazón de la ciudad acabarás topándote con el parque Prater, uno de los parques públicos más grandes del distrito dos de Viena, donde se encuentra la ya centenaria noria Wiener Riesenrad, la cual aparece en una de las escenas más famosas de la película previamente mencionada.

 

2. Deambula por el distrito de los museos Museumsquartier

Museumsquartier in Vienna, Austria

Uno de los lugares que hay que visitar en Viena es el distrito céntrico de los museos, el cual acoge a algunas de las mejores exhibiciones de toda la ciudad en un reciento abierto en donde podrás disfrutar de música en directo en los meses de verano. Compra el Vienna Pass  o el ticket Combi para elegir entre una selección de museos y asegurarte que no te los vas a perder:

Leopold Museum: hogar de las obras del Expresionismo y de selectos ítems de Arte Nouveau. Es el mejor lugar para conocer los gustos de Gustav Klimt y Egon Schiele. Si solamente tienes tiempo para visitar un museo durante tu viaje, asegúrate de que es este.

Mumok: el museo más grande de obras del Modernismo europeo, como de Pablo Picasso y Andy Warhol, donde también encontrarás obras más contemporáneas y una selección de arte cinematográfico.

Kunsthalle Wien: un lugar destinado al arte contemporáneo, con atrevidos e innovadores proyectos de artistas de todo el mundo.

3. Ciudad de la música

Wiener Konzerthaus in Vienna, Austria

Es la ciudad de los clásicos, y fue hogar de visionarios como Mozart, Beethoven y Schubert, entre otros. Sería un delito visitar Viena sin pasar una noche en la  Wiener KonzerthausMusikverein o en la Staatsopera. Las entradas para la Konzerthaus rondan los 20€, y para la Ópera se ofrecen una cantidad limitada de entradas a 3€ cada una que se venden por orden de llegada. Para aquellos que dispongan de más tiempo, recomendamos visitar el teatro histórico Volkstheater y el Theater an der Wien. Hay una selección de clubs de jazz en el centro de la ciudad para los que prefieran algo un poco más moderno. Dirígete al Porgy & Bess, un club de jazz moderno y eclético inaugurado en los 90, y uno de los sitios famosos de la avenida austríaca de cabaret.

4. Schnitzel, salchichas y café

Cafe building in Vienna, Austria

Si hay algo por lo que los austríacos son realmente famosos, es el schnitzel; fiambre de ternera rebozado (o de cerdo, pero es mejor de ternera) servido con ensalada de patata y col de Bruselas. No hay mejor lugar en Europa para disfrutar de esta delicatesen regional. La mayoría de los lugares de Viena lo sirven, desde el Schnitzelpalast hasta el Figlmüller, uno de los más grandes y antiguos restaurantes de Viena.

A lo largo de la ciudad, y especialmente en el primer distrito encontrarás una gran cantidad de puestos callejeros de salchichas. Es comida rápida tamaño bolsillo. Se veden salchichas al grill durante todo el día ya sea con senf (salchicha con mostaza), debreziner (salchicha picante), weisswurst (salchicha alemana contundente) o leberkase (salchicha con queso al horno). Lo mejor para el brunch es la kasekrainer, una bratwurst de gran tamaño al estilo alemán rellena de queso. Asegúrate de pedirlo con pepinillos y mostaza como acompañamiento para sacarle el máximo partido a esta experiencia.

Los habitantes de Viena están también muy orgullosos de su cultura del café, la cual data de hace cientos de años, en teoría desde que descubrieron un saco de granos de café tras haber sido sitiados por los Otomanos. Encontrarás con frecuencia estas grandiosas "instituciones de café" por toda la ciudad, locales donde pasar horas bebiendo café mientras que lees el periódico, o te reúnes con tus amigos o pareja. Desde principios del s.XX estos famosos establecimientos fueron frecuentados por personalidades afines a Trostsky, Lenin, Gustav Klimt y Egon Schiele. Dirígete al local más antiguo de todos ellos para disfrutar de esta atmósfera,el  Café Schwarzenberg.

5. Los meses de verano de Viena

Danube Island in the summer  in Vienna, Austria

Viena vive en un continuo estado entre el caluroso verano y el gélido invierno. Cuando las condiciones climáticas son óptimas, puedes pasear y relajarte a lo largo del río, pasar el tiempo en la Isla del Danubio, disfrutar de las variadas playas de la ciudad, como la Schafbergbad, e incluso nadar. El Danubio está sorprendentemente limpio, y hay muchas opciones locales para darse un baño rápido en el Alte Donau.

Viena está también rodeada de preciosos parajes de montaña y de interior, perfectos para pasear y catar vino durante los meses más cálidos. Dirígete al distrito 19º para ver el resto de la ciudad y apreciar su lado más rústico.

6. Los mercados de invierno

Winter Christmas Market in Vienna, Austria

Si vas en invierno, la capital austríaca tiene alguno de los mejores mercados de Navidad de Europa; calles repletas de pintorescos mercados con una cantidad inmensa de glühwein, gofres y baratijas. Los mejores se encuentran en Spittelberg, Karlskirche y otro justo fuera del ayuntamiento. Así que envuélvete en ropa de abrigo y únete a esta atmósfera festiva.

¿Cuáles son tus mejores consejos para una visita a Viena? Tweetéanos a @TravioorES o déjanos un comentario en nuestro Facebook y cuéntanos tu experiencia en cualquiera de estos lugares.

Daniel Cole Perdido pero no olvidado, Dan Cole es un músico inglés y escritor de viajes residente actualmente en Berlín. Es un apasionado del ciclismo, la escalada y las colecciones musicales latino-americanas. ¿Su próximo destino? Posiblemente levante un dedo para hacer autostop y se deje llevar.