Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana

7 de julio, 2017

La Toscana es un estado mental. Es el lugar perfecto para descansar, comer y beber bien y disfrutar de la esencia 100% mediterránea. En este post vamos a recorrer 8 de los pueblos más bonitos de la zona perfectos para perderse, y no querer volver.

Cierra los ojos e imagina: carreteras serpenteando colinas fundidas entre neblina, cipreses como rascacielos dispuestos en fila, viñedos infinitos junto a campos de trigo que se mueven al son de la brisa ligera, un olor a pasta fresca recién preparada por la 'nonna'... exacto, has abierto los ojos y te has visto en mitad de la Toscana, una región italiana que enamora (y crea adicción) a todo el que la visita. 

Se trata de una de las regiones más grandes del país mediterráneo, ubicada en el centro de Italia. Florencia es la ciudad más grande y poblada de la zona y la culpable del famoso síndrome de Stendhal, también conocido como el estrés del viajero, que provoca casi una enfermedad al exponerse a tanta belleza y obras de arte. Sin negar la incuestionable belleza de la capital, La Toscana es mucho más que Florencia, y con este post vamos a recorrer 8 de los pueblos más bonitos de la zona entre valles, cipreses y puestas de sol, ocho lugares perfectos para descansar, comer y beber bien y disfrutar de la esencia 100% mediterránea. ¡Bienvenidos al encanto rural italiano!. 

1. Pitigliano

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Pitigliano

Comenzamos la ruta en Pitigliano, un pueblo encaramado en lo alto de una montaña que parece estar flotando entre los valles con sus callecitas adoquinadas, arcos y casas que salen de las rocas. Eso sí, ponte calzado cómodo y lánzate a explorar las calles. Una visita imprescindible es la Piccola Gerusalemme, el antiguo gueto donde se asentó la comunidad judía cuando el papa Pío IV los expulsó de Roma en 1569, convirtiéndose en la mayor comunidad judía de Italia y de ahí su sobrenombre como la pequeña Jerusalén. Además, con la II Guerra Mundial, los judíos que sobrevivieron fueron escondidos de los fascistas por los vecinos y en la zona del gueto puedes hacer un recorrido por las huellas de la cultura hebrea en este pequeño pueblo italiano.

2. San Gimignano

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - San Gimignano

En pleno Val d’Elsa, según conduces por carreteras entre cipreses, ves como a lo lejos resaltan 13 increíbles torres dibujando el skyline toscano gracias a San Gimignano, el pueblo conocido como el 'Manhattan medieval'. Se trata de uno de los pueblos con más encanto, pero también con más turistas, de la región. Pero que nada te disuada a visitarlo porque merece la pena aunque, como en Nueva York, tengas que pelearte con algún que otro turista de más. 

Los atractivos de esta pequeña villa medieval son muchos: la plaza central triangular llamada Piazza della Cisterna (por el gran pozo del siglo XII que tiene en el centro) o la Piazza del Duomo, con la Colegiata, iglesia románica del siglo XII, o el Palacio del Popolo, antiguo ayuntamiento de 1288. Es en estas dos plazas donde se concentran la mayoría de las 13 torres a modo de rascacielos medievales. Otra visita interesante es el Palazzo dei Podestà, de finales del siglo XIII, con la bonita Torre della Rognosa y, por supuesto, pasear por sus callecitas, donde se suceden palacetes, callejones, tiendecitas locales... y asomarte por el mirador que se encuentra justo detrás de la plaza de la Cisterna, con unas increíbles vistas del Val d'Elsa y el paisaje toscano. 

Entre los must que debes comprar es el famoso zafferano, azafrán por el que es famoso este pueblo toscano o tomarte un helado en la heladería de la plaza de la Cisterna, Gelateria Dondoli (una gran cola de gente te indicará el camino). Aseguran que son los mejores helados del mundo en varios campeonatos y no voy a ser yo quien les lleve la contraria, porque están delicioso. Te recomiendo especialmente el de nocciola, vainilla y fruta de la pasión.  

3. Arezzo

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Arezzo

Arezzo es posiblemente uno de los pueblos menos visitados por turistas en La Toscana, sin embargo eso, lejos de ser algo negativo, es un auténtico atractivo, ya que es una ciudad llena de historia y con un bonito casco antiguo que puede visitarse en un día tranquilamente sin necesidad de pelear con multitud de turistas o hacer una parada de camino al siguiente pueblo y disfrutar de la zona en medio día. Uno de los lugares más emblemáticos que no debes perderte es la Piazza Grande, también conocida como Piazza Vasari, puede ser tu primera parada para disfrutar del Pieve di Santa Maria, un edificio con una muestra arquitectónica muy original ya que está compuesto por tres estilos diferentes: románico, gótico y renacentista. En la plaza además podrás disfrutar de la fuente central (que aparece en la película 'La vida es bella' y varias casas nobiliarias como el palacio Cofani o Brizzolari.

Piérdete por sus callecitas como de otra época con todo el encanto toscano y disfruta de la Iglesia de San Domenico (en la parte alta de la ciudad), la Casa Vasari, llena de símbolos del zodiaco y del tarot o la Basilica di San Francesco, donde encontrarás pinturas de Piero della Francesca. 

4. Montefioralle

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Montefioralle

En el valle de Chiante, a poco más de un kilómetro del pueblo de Greve in Chianti (otra visita obligada), puedes disfrutar de una pequeña aldea llena de encanto: Montefioralle, un pueblecito con calles empedradas y flores por todas las ventanas y una muralla perfecta para defenderse de posibles intrusiones. Además, por su ubicación sobre una colina las vistas son increíbles (¡prometido!). 

Pero si por algo es también conocido este pueblo es por la fama de sus vinos, de los que se dice que son de los mejores caldos de la región, así que tu día solo puede terminar con una copa de vino en la mano con vistas a los viñedos. Puedes visitar la bodega Azienda Agricola Montefioralle; una bodega familiar en el camino entre Greve in Chianti y Montefioralle perfecto para saborear La Toscana. 

#TravioorTip: en la calle principal de Montefioralle busca una casa antigua con un escudo nobiliario con la letra 'V' y el dibujo de una vespa (avispa en italiano). Se dice que se trata de la casa natal del explorador Américo Vespucci, quien corrigió a Colón y terminó bautizando un continente. 

5. Pienza

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Pienza

A pocos kilómetros de Siena, encontramos un pequeño pueblo conocido como la ciudad renacentista más pequeña del mundo: Pienza. La construcción de esta joya toscana partió del humanista Eneas Silvio Piccolomini, es decir, el Papa Pio II, cuando mandó construir esta pequeña aldea a finales del siglo XV como un ejemplo de urbanismo y belleza renacentista. El pueblo cuenta con apenas 2.000 habitantes y es bastante tranquilita (pura esencia toscana). No te puedes perder la catedral de San María Assunta, el Palacio Piccolomini, el Duomo o el ayuntamiento con su logia. Y por supuesto, las vistas del Val d’Orcia desde la parte de atrás de la catedral donde, por cierto, hay visitas guiadas cada media hora. 

 

6. Montalcino

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Montalcino

Foto vía Fabio Caironni (Flickr Creative Commons). 

Montalcino es pasión por el vino. De hecho, en este pueblo se produce uno de los vinos mejor considerados en el mundo: el Brunello di Montalcino. Así que estando en un pueblo con una clara vocación vinícola, una de tus principales actividades será recorrer bodegas y enotecas en busca del mejor caldo. Pero como no solo de vino vive el hombre, Montalcino también enamora por sus encantos arquitectónicos. Su muralla culmina en la Fortezza, un castillo de planta pentagonal que merece la pena visitar; además de los clásicos de todos los pueblos toscanos: el duomo, el ayuntamiento y, por supuesto, su correspondiente logia.  Además, a 10 kilómetros del pueblo, merece la pena acercarse hasta la Abbazia di Sant’Antimo, una bonita iglesia románica en un valle aislado. Realmente bonita. Puedes visitar los horarios de visita en www.antimo.it.

7. Monteriggioni

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Monteriggioni

Monteriggioni es uno de esos pueblos en los que se para el tiempo y mantienen la esencia y encanto de la toscana más medieval. Ubicado sobre una colina, es un pueblo fortificado con una construcción redonda prácticamente perfecta con 14 torres, callecitas, jardines, una plaza y alguna placetuela.

El pueblo cuenta con dos puertas de entrada: una mirando a Roma y otra a Siena. Una vez que te sitúas dentro de su muralla y junto al castillo es fácil ponerse en situación y viajar a la época medieval, cuando las contiendas por el poder entre Siena y Florencia estaban a la orden del día. Además, podrás caminar sobre las murallas ya que se ha habilitado una estructura metálica en algunos de tus tramos para recorrerla y entender la estructura defensiva del pueblo y las huertas que aseguraban la alimentación de los asediados. Y por supuesto, disfrutar del colorido paisaje toscano desde las alturas. 

Y si los escenarios te resultan familiares, no te preocupes, no lo has soñado, ya que sirvieron como plató para películas como La vida es bella o Gladiator. 

8. Montepulciano

Bajo el sol de La Toscana: Ruta entre cipreses y vino por la región italiana - Montepulciano

A un paso entre el medievo y el Renacimiento, Montepulciano es el escenario perfecto para parejas que busquen un escenario romántico por el que pasear. Además, sus cuestas y la subida hasta la Piazza Grande, en el punto más elevado, pondrá a prueba tus cuádriceps; pero merecerá la pena por disfrutar del Duomo y el palazzo comunale. Piérdete por la calle principal, Il Corso, donde te verás envuelto en un escenario de película entre las torres medievales, iglesias y palazzos. De hecho, hablando de películas, en este pueblo se rodó Luna nueva, la segunda película de la saga Crepúsculo. Puedes disfrutar de una bonita panorámica de la villa y el Val di Chiana desde la Piazza de San Francisco.

#TravioorTip: Acude a Caffé Poliziano e intenta coger mesa en el balcón para disfrutar de un riquísimo café (avisamos que tu bolsillo se resentirá pero el momento será perfecto). 

 

¿Eres un enamorado de La Toscana? ¿qué otro escenario añadirías a la selección? Déjanoslo claro en nuestro Twitter a @TravioorES o déjanos un comentario en nuestro Facebook y cuéntanos tu experiencia.

Nazaret León “Toda aventura comienza con un sí”. Y así han comenzado muchos de los desafíos, viajes y peripecias de Naza, una periodista que siempre ha buscado poder escribir sobre lo que le gustaría leer. En sus viajes intenta no perderse un atardecer y es incapaz de orientarse con un mapa. De plegarlo, ya ni hablamos.