8 planes únicos para hacer en Reikiavik que los turistas no conocen

4 de mayo, 2017

Descubre actividades alternativas para hacer en Reikiavik, uno de los destinos europeos más de moda. Nuestro experto local Michael Lach nos revela ocho planes únicos para hacer en la capital de Islandia.

Reikiavik, la capital más al norte de Europa, está llena de oportunidades para hacer de tu viaje a Islandia una visita inolvidable. Olvídate por un momento de ver la aurora boreal y relájate en la Laguna Azul durante las cálidas primaveras para explorar algunas de las joyas secretas de la capital islandesa. Pero date prisa, ¡sólo es cuestión de tiempo que el secreto salga a la luz!

1. Vistas espectaculares desde Hallgrímskirkja

Hallgrímskirkja

Hallgrímskirkja es el segundo edificio más alto de Islandia y ofrece unas vistas impresionantes de toda la ciudad, desde las montañas y el mar al oeste, hasta las afueras de la capital al este. Es, sin lugar a duda, el mejor sitio para contemplar Reikiavik desde las alturas, y una visita indispensable para todos aquellos que viajen al país. La entrada a la iglesia es gratuita, así que todo el mundo puede entrar y admirar la asombrosa arquitectura nórdica. Aquellos que quieran subir hasta lo más alto de la iglesia tendrán que pagar 900 ISK (menos de 8€), y solo 100 ISK (0,85€) para los niños.

2. Haz un tour de avistamiento de ballenas

Whale watching near Reykjavik

En los mares de Reikiavik encontrarás una de las vidas marinas con más diversidad del mundo, y podrás ver desde delfines hasta increíbles ballenas jorobadas que van a Islandia cada año para reproducirse y cuidar a sus crías. Por esta razón, Islandia es uno de los mejores lugares de Europa donde avistar ballenas. Cuando estés en la capital, haz un tour con Elding, uno de los guías de los tours de ballenas más experimentados de la ciudad.

Aunque los precios sean altos (más de 18.000 ISK, unos 150€), no hay ningún tour como este. Elding te recogerá en el hotel y te llevará a su barco de lujo, donde te embarcarás en un viaje de dos horas mirando al horizonte en busca de ballenas o delfines. Además, si no tienes la suerte de ver ninguno de esos animales, Elding te regalará otra excursión.

3. Visita el Alþingi, el Parlamento Nacional de Islandia

The Alþingi, Iceland's main parliament building

El Alþingi (el Parlamento Nacional de Islandia) está situado en el centro de la ciudad, y a pesar de ser uno de los parlamentos más pequeños del mundo, merece la pena visitarlo. El edificio principal tiene una gran importancia histórica tanto a nivel nacional como global. El año pasado, más de 30.000 personas se manifestaron delante del mismo, siendo esta una de las manifestaciones políticas más numerosas de la historia de Islandia.

La entrada para visitarlo es gratuita, pero recuerda que al ser un edificio donde se trabaja, los tours y los horarios pueden cambiar dependiendo del día y la situación política del momento.

4. Museo Falológico de Islandia

The Penis Museum in Reykjavik

Foto de: John Brainlove Rogers (Flickr Creative Commons)

Sí, has leído bien. En Islandia (en Reikiavik específicamente) encontrarás el Museo Falológico Nacional (o el Museo del Pene). Es el único museo de este tipo del mundo, es muy divertido y es una forma muy educativa de pasar unas cuantas horas.

La entrada cuesta 1.500 ISK (unos 13€) y cuando entres al museo, te darán un folleto que te ayudará a entender la exposición. Sin lugar a duda, a partir de este momento mirarás de una manera diferente a las ballenas, nada que ver con cómo las mirabas en la excursión de avistamiento de Elding...

Si estás buscando algo divertido y original para hacer durante tu estancia en Reikiavik, no busques más, ¡ve al Museo del Pene!

5. Perritos calientes en Bæjarins Beztu Pylsur

Bæjarins Beztu Pylsur hot dog stand in Reykjavik

Foto de: Sarah_Ackerman (Flickr Creative Commons)

Aunque no lo parezca, Bæjarins es el mejor lugar del mundo para disfrutar de unos perritos calientes. De hecho, en el 2006, estaba entre los cinco mejores puestos de comida de Europa según The Guardian, y la receta de Bæjarins sigue siendo igual de deliciosa.

En un día frío de invierno, no hay mejor lugar al que ir en la capital que Bæjarins para disfrutar de una comida rápida, deliciosa y barata. El precio de los perritos calientes empieza en 280 ISK (2’50€).

¿Qué hace que los perritos calientes sean tan ricos? Pues la verdad es que es un secreto muy bien guardado, pero la mayoría de la gente dice que tiene algo que ver con el hecho de hervir los perritos calientes en auténtica cerveza islandesa.

6. Disfruta de la música en Harpa

Harpa in Reykjavik

Foto de: diamond geezer (Flickr Creative Commons)

Harpa es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Situado en el centro de la ciudad, esta sala de conciertos es una visita indispensable si te gusta la música clásica, cantar o la ópera.

De todas formas, aunque no te guste mucho ninguno de esos planes, Harpa es un lugar increíble que visitar, ya que ofrece unas vistas maravillosas de la costa y de las montañas del norte de Reikiavik. Además, la arquitectura de este edificio es muy impresionante.

7. Aprende en el museo Volcano House

Exhibits at Volcano House in Reykjavik

¿Crees que sólo es un montón de piedras antiguas? Piénsalo de nuevo. Volcano House es el lugar perfecto que visitar en Reikiavik si lo que quieres es entender lo que hace de Islandia una de las regiones volcánicas más activas del mundo. El museo no sólo tiene su propio cine donde te muestran el pasado volcánico de Islandia (y algunas de las erupciones terroríficas que han vivido en el país), sino que también exponen lava sólida de alguna de esas explosiones que puedes tocar.

Esta experiencia te enseñará todo lo que tienes que saber acerca de la geografía de Islandia, desde las placas tectónicas que se desplazan bajo la superficie del país, hasta cómo pronunciar Eyjafjallajökull, el volcán que entró en erupción hace años y que causó la cancelación de varios vuelos en Europa.

La entrada al museo es gratuita. Sin embargo, el acceso al cine cuesta unos 12€.

8. Relájate en Sundhöll Reykjavíkur

Sundhöll Reykjavíkur hot tub

Seguro que has oído hablar de la Laguna Azul pero no de Sundhöll, una versión más pequeña y barata. Sundhöll es un secreto de Reikiavik y no está en el recorrido de los turistas, como podrás comprobar una vez estés allí, rodeado por islandeses nativos.

Sundhöll es una de las piscinas de aguas termales más antiguas de Islandia, y se abastece totalmente con energía termal que se encuentra bajo tierra. Vive la experiencia única de estar sentado en un jacuzzi natural a 35°C mientras te rodea el aire helador islandés. El precio de la entrada empieza en unos 12-18€.

 

¿Has hecho alguno de los planes mencionados y quieres compartir tu experiencia? Tweetéanos en @TravioorES o déjanos un comentario en nuestro Facebook.

Michael Lach Michael es escritor de viajes y ha visitado varios países de Europa, América del Norte y África. Recientemente volvió de explorar Australia, donde se embarcó en un viaje por carretera de 3.000 kilómetros desde Sydney, en Nueva Gales del Sur, hasta Cairns, en Queensland.