Voluntariado en Tailandia: 5 formas de ser voluntario en 'el país de la sonrisa'

24 de febrero, 2017

¿Con ganas de hacer voluntariado en Tailandia? Desde ayudar a cuidar elefantes en un santuario hasta enseñar a niños en el colegio aquí tienes cinco grandes ideas de Rachael Porter para hacer voluntariado mientras vives una aventura en Tailandia.

Viajar consiste en explorar nuevos lugares e ir en busca de aventuras. ¿Y qué me dices si puedes tener alojamiento y comida gratis, además de disfrutar de esta experiencia marcando la diferencia y ayudando a comunidades locales? ¿Suena demasiado bien, verdad? Hacer voluntariado es una manera genial de devolverle el favor a la comunidad local y ganar una experiencia única que no está al alcance de todos los viajeros. Y por si fuera poco, es una experiencia que enriquece tu CV. Si hay un país que realmente quieres visitar como, por ejemplo, Tailandia, y no tienes suficiente dinero para poder disfrutar de la experiencia, es una manera estupenda de poder hacerlo.

Hay muchas oportunidades de voluntariado disponible; simplemente échale un vistazo a Worldpackers, una de las muchas páginas web de voluntariado, y podrás verlo por ti mismo. Rachael Porter te cuenta en este post cinco oportunidades de lo más gratificantes para hacer voluntariado en Tailandia.

1. Enseñar idiomas en un colegio tailandés

5 Great Ways to Volunteer in Thailand   - A teaching volunteer at a school in Thailand

Probablemente sea el tipo de voluntariado que todo el mundo conoce y parece que la mayoría de la gente tiende a pensar que para ello es necesario, al menos, haber obtenido una calificación TEFL o un certtificado. Pero en mi caso no fue así; yo no tenía experiencia enseñando inglés, pero encontré el proyecto Thong Tos Foundation on Worldpackers, donde siempre están buscando nuevos voluntarios para ayudar durante solo dos semanas. Yo estuve enseñando con otro grupo de voluntarios durante dos horas al día, cinco días a la semana entre un colegio budista y musulmán, y fue una experiencia increíble. Pude ver el impacto positivo que estaba causando en la vida de aquellos niños… y nunca he vivido nada que se le parezca. Además, tener que enseñar durante solo dos horas al día significa que tienes la oportunidad de explorar Bangkok y las ciudades que lo rodean. Algunos voluntarios fueron un fin de semana a Pattaya a al parque nacional Erawan Falls, así que fue la manera perfecta de viajar y marcar la diferencia.

2. Ayudar en un santuario de perros callejeros

5 Great Ways to Volunteer in Thailand   - Stray dogs sleeping in Thailand

Una de las primeras cosas de las que te percatarás al llegar a Tailandia es la cantidad de perros callejeros que hay y, si te gustan los perros, te resultará especialmente duro. Afortunadamente hay muchos santuarios en el país que ayudan y cuidan de los perros, incluyendo unos pocos en las islas, como Koh Phangan y Koh Samui, famosas por sus respectivos santuarios de animales. La organización  Worldpackers advertise positions ayuda en uno de ellos, así que estate siempre atento a su página web.

3. Trabaja en un hostel en Bangkok

5 Great Ways to Volunteer in Thailand - Backpackers in Bangkok, Thailand

Trabajar en un hostel no es exactamente la opción más obvia en lo que respecta al voluntariado y marcar la diferencia. Sin embargo, es algo que les gusta a muchos mochileros, y por una buena razón; hay una gran variedad de oportunidades disponibles en numerosos 'hostels', desde trabajar en la recepción hasta limpiar, incluso hasta ocupar el puesto de director (sí, es posible). A cambio de tu trabajo recibirás alojamiento gratuito, o al menos una gran parte de los beneficios. Parece una situación en la que todos salen ganando, ¿verdad? Estate atento a los puestos de trabajo de las dos famosas páginas web hosteljobs.net y hosteltraveljobs.com.

4. Ayuda a los elefantes

5 Great Ways to Volunteer in Thailand  - Elephants at an elephant sanctuary in Thailand

Cuando planees tu viaje a Tailandia, probablemente ver a un elefante se encuentre entre los primeros puestos de las experiencias que quieres vivir, así que la buena noticia es que puedes hacer voluntariado en algunos santuarios. Sin embargo, ten cuidado, porque no todos estos lugares son santuarios éticos, y hay un montón de trapos sucios en algunos de ellos. Mi consejo que es te asegures de investigar un poco antes de decidirte por uno. Yo formé parte de un día de “voluntariado” en el  Elephant Jungle Sanctuary en Chiang Mai, y probablemente fue uno de los mejores días de mi vida, y no exagero. Fue genial aprender de ellos, alimentarlos, y bañarme con los elefantes. Además, se les trataba bien (no se podía montar en ellos, ni eran forzados a trabajar). Realmente quería formar parte de sus programas de mayor duración, pero por desgracia hacer voluntariado en este lugar no es barato. Tienes que pagar por ayudar debido a los costes del mantenimiento de los elefantes, pero merece la pena cada céntimo si de verdad te gustan los animales.

5. Voluntariado en un monasterio

5 Great Ways to Volunteer in Thailand - Close up of Buddhist Monks hands praying

¿Tienes curiosidad sobre el budismo o simplemente quieres sumergirte en una cultura diferente? Hay diferentes programas disponibles de voluntariado en Workaway, desde enseñar inglés a los monjes, hasta proyectos de la comunidad u ocuparse de la granja en los monasterios. Estos programas no son para tomárselos a la ligera; trabajar en un monasterio significa que estarás viviendo al estilo budista, experimentando todos sus aspectos; desde la meditación hasta la enseñanza, así que asegúrate de que realmente tienes muchas ganas de vivir esta experiencia.

Así que, ¿por qué no darle una oportunidad al voluntariado mientras viajas por Tailandia?

 

¿Tienes alguna experiencia similar? ¿aprovechas tus viajes para aportar tu ayuda a las comunidades locales? No dudes en contárnoslo y escríbenos en Twitter a @TravioorES o en nuestra página de Facebook.

Rachael Porter Rachael acaba de regresar a casa después de 27 meses trabajando y viajando por Asia y el Pacífico. Ahora disfruta contando sus historias a cualquiera que escuche (o lea) sus aventuras.