4 planes alternativos para un fin de semana en Bruselas

22 de febrero, 2017

Desde subir al último piso de un aparcamiento hasta pasar la noche en un museo, Jem Collins nos descubre algunos lugares poco habituales para los turistas en la capital belga.

Para ser una ciudad tan pequeña que equivaldría a la décima parte del tamaño de Londres, te puede parecer que ya tienes tus vacaciones en Bruselas planeadas nada más reservar tus billetes. Es cierto que hay lugares famosos un tanto subrealistas como el Manneken Pis o el Atomium que siempre figuran en la lista de planes, y por una buena razón. Pero también hay muchas otras pequeñas ciudades menos conocidas en las que vivir aventuras, tal y como afirma Jem Collins.

El Dominican Hotel, diseñado por el famoso belga Dutch duo FG Stjil y el arquitecto Bart Lens, puede ser el alojamiento perfecto para descansar mientras tanto.

1. Explora los bares del distrito universitario

Bar D'ixelles in the University District of Brussels, Belgium

Probablemente ya hayas oído cosas geniales sobre el Delirium y sus 2.000 tipos diferentes de cerveza, y es cierto que un viaje a Bélgica no estaría completo sin visitarlo. Pero incluso en los breves descansos, probablemente tengas al menos dos planes para la tarde entre los que elegir así que no lo pienses más y sal un poco de la ciudad.

El distrito universitario en el sureste de la región de Ixelles es una gran opción tanto para los amantes de la comida como para los fiesteros, todo en un ambiente relajado.

Ubicado entre la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Vrjie encontrarás diversos bares y restaurantes en las calles Avenue de la Couronne, Avenue de l’ Université y Chaussée de Boondeal.

El Bar d’Ixelles y el 77 Bar son grandes opciones, pero asegúrate de dejar tiempo para visitar El Café. Es lo suficientemente pequeño para no sentirse intimidado, pero lo suficientemente grande para ir de fiesta. Además, su moderna y relajada atmósfera invita a bailar por la tarde noche. Prepárate para una larga noche, pero no te preocupes, puedes pedir una cena al estilo Tex-Mex hasta las 11 p.m antes de que empiece la verdadera marcha. Llega pronto para aprovecharte de alguno de los increíbles cócteles de la hora feliz.

Pese a que los “buses nocturnos” de la ciudad terminen bastante pronto, puedes coger un taxi para volver a casa al ser Bruselas tan pequeña, no te desajustará el presupuesto.

foto via Le Bar d'ixelles

2. Una vista aérea desde el piso más alto de un aparcamiento

Brussels, Belgium city skyline

Bélgica se ha ganado fama mundial por su chocolate y cerveza, pero no precisamente por los rascacielos. De hecho, el edificio más alto de Bruselas cabe dos veces en el Shard de Londres. Así que tal vez no sea raro que no pensemos en la posibilidad de ver la ciudad desde arriba. Sin embargo, es sorprendentemente fácil disfrutar de una vista aérea si sabes cómo, y es gratis.

Si pasas un día en el centro de la ciudad, añade en tus planes una visita al InterPraking. Está a pocos minutos andando de la parada de metro De Brouckere y de la iglesia Saint Catherine. El Parking De Brouckere no te llamará mucho la atención a primera vista, pero sí lo hará si coges el ascensor hasta el último piso, que está al aire libre y te ofrece una vista aérea de 360 grados de la ciudad que cambiará tu perspectiva.

Personalmente nunca me había dado cuenta de la estructura tan compacta de Bruselas. Si te cuento que la ciudad solo mide 160 km cuadrados probablemente no te diga nada, pero ver desde arriba su inmensa decoración al estilo art nouveau, los edificios de los años 60, y por supuesto el Parlamento europeo, realmente te ayudará a comprobar lo diversa que es esta capital.

3. Pasa una noche en el museo

Visitors at Museum Night Fever in Brussels, Belgium

En Bruselas hay un museo de cualquier cosa interesante que te puedas imaginar, desde de Tin-Tin hasta del chocolate, y desde surrealista hasta tradicional.

Ya solamente en la capital hay 30 opciones diferentes, por lo que puede resultar difícil saber cuál será el siguiente plan. Sin embargo, planea bien tu viaje para así poder también dedicarle una noche un tanto extravagante a la cultura.

Una noche de cada marzo la ciudad alberga la Fiebre de Noche en el Museo, donde se da acceso a más de 20 museos que cuentan cada uno con talleres extra, videos, espectáculos de moda y DJs. Más de 15.500 personas se apuntaron años anteriores y disfrutaron de toda la experiencia; desde talleres de pintura hasta exhibiciones de patatas o actuaciones musicales de acróbatas.

Además de usar tu muñequera para poder ganar una entrada gratuita para otro museo al día siguiente, también hay buses gratuitos a lo largo de toda la tarde noche, sin olvidar la fiesta de después para ayudarte a despejar tu mente de tanta cultura.

foto via Página de Facebook del Museo de Bruselas

4. Dedica un día a viajar fuera de Bruselas

Gothic Town Hall in Leuvan, Belgium

Pequeña capital, y pequeño país. Es fácil recorrerse toda Bélgica noche (en Bruselas es fácil alquilar un coche), y con frecuencia nos olvidamos de lo cerca que están las otras ciudades.

Incluso si no te apetece conducir, las tarifas de tren tienen un precio más que razonable. Puedes pasar cómodamente la mañana en una parte del país teniendo aun así tiempo para visitar los monumentos de la capital por la tarde.

El Leuven, aproximadamente a 25 kilómetros al este de Bruselas, es el lugar ideal para pasar el día. Se encuentra en el área de habla belga del país, y es el hogar de 25.000 estudiantes, por lo que es la combinación perfecta de lo tradicional y moderno.

El ayuntamiento Gothic Town Hall, de mediados del siglo XV, es un lugar de interés, esencial en tu visita. Justo al lado se encuentra el Grote Mart o la plaza principal, y su intricada decoración de detalles entrelazados hace que sea un lugar que realmente merece la pena contemplan.

Además, hay mucho más que historia en Leuven: los amantes de la comida estarán encantados con las especialidades que venden en los mercadillos callejeros de la ciudad. Encontrarás muchas de las especialidades más sofisticadas de Bélgica, desde carne y productos frescos hasta tartas y dulces.

Si estás buscando algo más reconfortante, en la ciudad hay numerosas cafeterías, como el Koffie Onan, que son los lugares perfectos para disfrutar de un espectacular chocolate caliente, sentarte a relajarte y reflexionar sobre tu viaje

Y por último, para los exploradores, ¿qué hay mejor que tener un 2x1 en planes?

¿Has estado alguna vez en Bruselas? Tweeteanos a @TravioorES o déjanos un comentario en nuestro Facebook y cuéntanos tu experiencia en cualquiera de estos lugares.

Jem Collins Jem es una escritora y periodista freelance que está tratando de descubrir el mayor número de países en su mapa de rascar, y a poder ser tan rápido como pueda.